[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Nacionales

Calificadora de riesgo advierte que de continuar la inestabilidad política podría bajar la calificación de Guatemala


foto-articulo-Nacionales

Standard & Poor’s Rating Services considera que el impacto de la renuncia del presidente Otto Pérez Molina será limitado desde el punto de vista administrativo, ya que su mandato estaba por terminar y también porque en los últimos meses su capacidad política era ya limitada y su legitimidad, débil. Su renuncia, junto con las próximas elecciones generales el 6 de septiembre, podría atenuar la tensión política que recientemente ha ido en aumento, ya que el ex presidente enfrentará a la justicia y los ciudadanos tendrán la oportunidad de elegir un nuevo gobierno.

Los acontecimientos actuales no tienen un impacto negativo en el corto plazo sobre las calificaciones soberanas de largo plazo de ‘BB’ y ‘BB+’ en moneda extranjera y local, respectivamente, de Guatemala. El caso de corrupción aduanera en el país no ha tenido un impacto significativo sobre sus ingresos y su perfil financiero general. Los indicadores macroeconómicos de Guatemala se mantienen estables.

Además, el caso de corrupción bajo investigación y la inestabilidad política que desató, refleja las instituciones políticas de Guatemala, aún en evolución, y nuestra actual evaluación ‘neutral’ sobre la efectividad institucional y del gobierno (como se definen estos términos en nuestros criterios). De hecho, consideramos positivo que se descubra y persiga la corrupción en todos los niveles de gobierno.

Durante los próximos meses, podríamos bajar la calificación de Guatemala si persiste una inestabilidad política considerable durante un periodo prolongado, ya que esto podría evitar la llegada de inversionistas al país y obstaculizar la operación diaria del gobierno. Si ese es el caso, podríamos bajar nuestra evaluación de la efectividad institucional y del gobierno a ‘débil’ desde  ‘neutral’. Asimismo, podríamos bajar la calificación del soberano si observamos un deterioro importante en sus déficits fiscal o externo que amenace con debilitar la estabilidad económica de los últimos años. Los resultados del cierre del año y los planes fiscales del siguiente gobierno serán claves para evaluar un posible impacto sobre las calificaciones.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Roberto Antonio Wagner
La Estrategia Biden/Harris II

Es crucial contar con el apoyo técnico, operativo, tecnológico y de capacitación de los EUA.

noticia efe
Honduras pierde al año 78.000 hectáreas de bosque y pide más responsabilidad

El daño ambiental que sufre el país ha reducido en las últimas décadas el caudal de muchas fuentes de agua como ríos y quebradas, según autoridades hondureñas

noticia Geldi Muñoz Palala
“El tema de empresa y derechos humanos ha avanzado en los últimos 10 años”

Álvaro de Cid, abogado y notario



Más en esta sección

La duda legal sobre las compras del último estado de calamidad

otras-noticias

Comunidades se suman a los conflictos en Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá

otras-noticias

Carrillo nombra como su abogado a asesor del Instituto de la Víctima

otras-noticias

Publicidad