Miércoles 23 DE Septiembre DE 2020
Nación

“Las pruebas de anticuerpos no han sido autorizadas por el Ministerio de Salud”

El reconocido médico guatemalteco Rudolf  García-Gallont, director del Hospital Herrera Llerandi, habla con elPeriódico respecto de la atención hospitalaria privada a pacientes con COVID-19.

Fecha de publicación: 04-08-20
médico guatemalteco Rudolf  García-Gallont, director del Hospital Herrera Llerandi
Por: Redacción elPeriódico

¿Han recibido donaciones de pruebas para detectar COVID-19 por parte del Ministerio de Salud a los hospitales privados y de la comunidad internacional y después las han vendido?

– No, el Hospital nunca ha recibido pruebas por parte del Estado o del Ministerio de Salud. Todas las pruebas para detectar COVID-19 que se han utilizado en el Hospital han sido adquiridas por medio de sus proveedores.

El Congreso de la República aprobó, a petición del Ejecutivo, un paquete de emergencia de Q11 millardos para responder a la pandemia del coronavirus: ¿Han recibido los hospitales privados recursos de este paquete masivo de respuesta al COVID-19?

– No, nunca hemos recibido fondos del Estado ni de ninguna de las instituciones que lo conforman. No somos un ente público y por lo tanto no nos compete recibir fondos públicos.

¿Es cierto que los hospitales privados serios exigen depósitos de Q300 mil previo a aceptar el ingreso de un paciente?

– No es cierto, el Hospital no exige a ningún paciente un depósito como el que refiere.

¿Cuál es el costo de una noche en un hospital privado de primera por una cama en un cuarto compartido, un par de aspirinas y una transfusión de sangre?

– Depende de cada institución y del tratamiento que requiera cada paciente.

¿Los precios podrían compararse con los de un hotel de categoría?

– En cuanto a los gastos hospitalarios hay que decir que los precios por una habitación en un hospital tipo A, son por mucho inferiores a un hotel de categoría, a pesar de que deben incluir en su cálculo la cobertura de varios turnos de enfermeras profesionales y auxiliares, cambios de ropa de cama la cantidad de veces que sea necesario, varios tiempos de comida incluso con dietas especiales, según la dolencia del enfermo, etcétera.

¿Cuánto podría costar una transfusión de sangre en un hospital privado?

– En cuanto al precio de una transfusión de sangre o sus componentes (paquete globular, plasma, plaquetas, etcétera) debe enfatizarse que la sangre como tal, no tiene ni debe generar costo alguno, pues es producto de una donación gratuita en todos los casos. Lo que los Bancos de Sangre cobran, son todas las pruebas de Bioseguridad que la Ley ordena, las cuales se deben aplicar a cada unidad de sangre donada y que incluye: tipificación de grupo y Rh sanguíneo; compatibilidad cruzada con el receptor; despistaje de enfermedades infecciosas como HIV, Hepatitis B y C, Malaria, enfermedad de Chagas, Citomegalovirus, entre otras, lo cual evidentemente ocasiona un costo, al igual que el almacenamiento en bolsas especiales, en condiciones de absoluta esterilidad, a bajas temperaturas. La ausencia de uno solo de los factores mencionados pone en grave riesgo al receptor. Y todo ello por supuesto, sí ocasiona costo para una transfusión, que lo debe de cubrir o el seguro o el paciente.

¿Cuál es el promedio del costo de una prueba de COVID-19 en un hospital privado?

– Depende de la prueba, si es hisopado rtPCR de Biología Molecular oscila alrededor de Q2,700, si es Hisopado RNA Filmarray respiratorio múltiple con COVID-19, alrededor de Q3,200, si es Hisopado para Antígeno COVID-19 alrededor de Q400. Las pruebas de Anticuerpos no han sido autorizadas por el MSPAS para ser utilizadas en la fase diagnóstica. Todos los precios mencionados son aproximados y varían de un laboratorio privado al otro.

¿Cuánto tiempo después de efectuada la prueba se puede conocer el resultado?

– Depende de la prueba, en urgencias (por ejemplo, pacientes con infarto o cirugías de urgencia) donde se necesita conocer rápidamente el resultado para proteger al personal y a otros pacientes, puede ser tan rápido como cuatro horas (Filmarray); para la prueba PCR rutinaria se necesitan 24 horas y a veces por la presa de pacientes hasta 48 horas.

¿Considera que aplicar pruebas de COVID-19 por parte de los hospitales privados puede ayudar a que las personas tengan un tratamiento que anticipe estados graves?

– En teoría realizar pruebas de las aprobadas por el Ministerio de Salud para comprobar si una persona es portadora del virus COVID-19 permite anticipar un tratamiento, y en la medida que ese tratamiento se anticipe, los resultados tienden a ser mejores para el paciente. Sin embargo, para cada caso particular pesan mucho los factores de riesgo asociados, como la edad, sobrepeso, hipertensión, diabetes, etcétera.

El Ministerio de Salud aún no autoriza que se sumen más centros privados para que puedan realizar las pruebas. ¿Cree que debieran agilizar el trámite, tomando en cuenta que Salud Pública únicamente efectúa la prueba a personas con síntomas graves?

– Desconozco las políticas que tenga el Ministerio de Salud para la aprobación de nuevos centros que efectúen pruebas para detectar el virus COVID-19. Considero que es muy importante que se verifiquen las capacidades de los laboratorios y que los mismos cumplan con los estándares adecuados para la toma y procesamiento de las mismas.

El hospital Herrera Llerandi, junto a la Asociación de Médicos Especialistas de Guatemala, lanzó recientemente una opción consistente en prueba, revisión médica, medicina y seguimiento de los casos por teleconferencia, a un precio favorable. ¿Cómo ha sido la respuesta de la gente y a su criterio, cuál ha sido la eficacia del programa?

– El Hospital recibe decenas de llamadas diarias por este programa. Efectivamente, ha sido el primer programa integral para abordar el problema COVID-19 en casos con sintomatología leve, porque consideramos poco responsable recetar o vender únicamente paquetes de medicamentos. Este es un programa integral que incluye entrevista médica para una persona que haya resultado con un test positivo, con una evaluación individual por un especialista para establecer cuadro clínico, factores de riesgo, enfermedades asociadas crónicas y medicaciones que el paciente toma (para evitar interacciones de drogas). Luego incluye un paquete de exámenes de laboratorio seleccionados para establecer el avance de la enfermedad COVID-19, y el estado de salud general (diabetes, función hepática, renal, etcétera). Incluye un oxímetro para automonitoreo por parte del paciente. Solo entonces puede un médico responsablemente recetar los medicamentos que necesite cada paciente individual. Finalmente, incluye otras dos consultas de seguimiento para reevaluación. El criterio médico es el que predomina, sobre todo para casos que requieran medidas más avanzadas.

¿Conocer el resultado positivo de una prueba de COVID-19 de forma temprana podría ser la diferencia entre la vida y la muerte?

– Por supuesto que sí.