Sábado 15 DE Agosto DE 2020
Nación

Desde mayo no hay datos sobre las pruebas de COVID-19 a migrantes

Para que continuaran los vuelos de deportados, Cancillería pidió al ICE certificar que los retornados eran negativo a COVID-19, además el MSPAS se comprometió a aplicar a cada migrante la prueba para detectar este virus.

Fecha de publicación: 01-08-20
Salud indicó en mayo pasado que a todos los deportados se les realizaría la prueba de COVID-19.
Por: Cindy Espina

Desde el 14 de mayo al 10 de julio, la información sobre las pruebas de COVID-19 y los resultados de estas, aplicadas a los guatemaltecos deportados desde Estados Unidos (EE. UU.), es casi nula, según reporta el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) en un informe que fue presentado a la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

La actual administración del Ministerio de Salud señala que no hay evidencia de que haya existido una coordinación a nivel superior entre Hugo Monroy, exministro de Salud, y el director ejecutivo del Sistema Integral de Atención en Salud (SIAS), para obtener los resultados de estas pruebas.

Según el MSPAS, no se tienen datos de los resultados de las pruebas que supuestamente se realizaron a todos los menores de edad no acompañados que fueron retornados al país durante todo mayo y junio. El Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) reportó que durante esos meses 42 niños y niñas fueron deportados a Guatemala desde EE. UU.

Un grupo sin control

En cuanto a los adultos, la situación denota un descontrol en el manejo de información y monitoreo de este grupo de la población. El informe del MSPAS indica que no hay datos de los resultados de los cuatro vuelos de deportados, del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), que registró el IGM durante la segunda quincena de mayo.

Esta misma situación se presenta en junio, ya que no se cuenta con los resultados de cuatro de los siete vuelos registrados por Migración durante ese mes.

De un total de 892 personas que regresaron al país entre el 14 de mayo y el 10 de julio, solo se tiene registro que se aplicaron pruebas de COVID-19 a 237 personas, de las cuales el MSPAS solo dio el resultado de 98, en las que siete personas dieron positivo.

Pese a que en el informe del MSPAS se establece que no se conoce el resultado de las personas que vinieron al país en ocho vuelos, el IGM indicó que las personas que salen del albergue u hoteles llevan un certificado que descarta que son portadores de COVID-19.

Andrea Villagrán, diputada de la bancada Bien e integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, considera “preocupante” esta situación, porque se hicieron las pruebas de forma aleatoria y peor aún, es que no se cuentan con los resultados de estas. Con esto, se puso en riesgo la salud de los migrantes, su familia y comunidad, porque se comprueba que no hubo un monitoreo a este grupo vulnerable de la población guatemalteca.

Villagrán dijo que de forma inmediata el MSPAS debe aplicar un sistema de control y monitoreo a los migrantes retornados, ya que la mayoría de ellos pertenecen a municipios muy alejados del centro del país.

Antecedente y procedimiento

El Gobierno de Guatemala suspendió los vuelos de deportados en varias ocasiones por el incremento de casos de COVID-19. Entre el 13 de marzo al 13 de mayo se registraron 158 migrantes contagiados con ese virus, casi el 20 por ciento del total de contagiados en el país en esa época.

Debido a esto, en mayo, Cancillería pidió al ICE que certificar que la persona deportada era negativo a COVID-19.