Viernes 14 DE Agosto DE 2020
Nación

Diez de 16 aeronaves ilegales fueron localizadas en Petén

El trasiego de cocaína desde Sudamérica continúa activo pese a la pandemia.

Fecha de publicación: 31-07-20
Por: Evelyn Boche

La madrugada del sábado 22 de junio, las fuerzas antinarcóticas casi interceptan una aeronave ilegal en Petén que se venía persiguiendo con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana. Al entrar a espacio guatemalteco siguieron en los monitores del radar el avance de la aeronave, que quedó abandonada en el norte de Petén, con varios impactos de arma de fuego que la misma tripulación habría disparado para incendiarla. Algunos kilos de cocaína quedaron tirados en la escena a la que llegaron las fuerzas combinadas del Ejército y la Policía Nacional Civil (PNC).

Esa fue una de las 16 avionetas que han aterrizado de forma ilegal en el país, según el registro de la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica (SGAIA). Diez de las aeronaves fueron localizadas en Petén. En todo 2019, la unidad antinarcótica reportó el hallazgo de 40 aeronaves.

Carencia de equipo

De acuerdo con la Fiscalía contra la Narcoactividad, para interceptar aquella y otras aeronaves hizo falta capacidad técnica local, aviones para perseguirlos y el despliegue para obligar un aterrizaje forzoso, detener a la tripulación e incautar la droga. A las unidades terrestres les toma dos horas llegar a algunos lugares, mientras que a los traficantes les lleva apenas diez minutos.

Ronaldo Leiva, asesor en seguridad y defensa del CIEN, opina que para obligar el descenso de las aeronaves ilegales, el país necesita aviones o jets iguales o más veloces y con mayor capacidad de maniobra, que los que utilizan las bandas de traficantes.

Como complemento, también se necesitan helicópteros para coadyuvar en tareas como el traslado de detenidos o el alijo, expone Leiva. Durante varios gobiernos se ha tratado de comprar aviones para ese propósito, pero los procesos se interrumpen por señalamientos de corrupción.

En ese contexto, Leiva considera que se deben asegurar procesos de adquisición más claros y apegados a la ley. Mientras, los investigadores relatan que a los traficantes no les importa incendiar las aeronaves para inutilizarlas y borrar evidencias.

Continúa el trasiego

A las organizaciones criminales, la pandemia no les pone límite, indicó la jefa de la SGAIA, Yodzaida García. El trasiego continúa, la única puerta que se cerró es la del traslado hormiga de cocaína, que las personas llevan oculta en sus cuerpos o como parte de su equipaje.