Viernes 14 DE Agosto DE 2020
Nación

Proveedores del Estado y dueños de comercios recibieron el Bono Familia

Los pocos filtros del programa permitieron que hasta empleados públicos cobraran la subvención, mientras que personas pobres quedaron sin opción de obtenerla.

Fecha de publicación: 22-07-20
Muchas personas quedaron sin la oportunidad de obtener el apoyo de Q1,000 aprobado por el Congreso ante la crisis por la pandemia del COVID-19.
Por: Ferdy Montepeque

“¿Cómo saber si es una familia vulnerable? Pues la que consume menor cantidad de luz”, aseguró el ministro de Finanzas Álvaro González a finales de marzo, en una reunión con los jefes de bancada del Congreso para pedir la aprobación del Bono Familia de Q1,000 mensuales para los “más afectados” por la pandemia COVID-19. Sin embargo, en la práctica el método propuesto por el Ejecutivo resultó fallido: no priorizó a los más vulnerables y permitió que personas fuera del umbral de pobreza resultaran beneficiadas.

Lo que defendió el Ejecutivo como el método más efectivo para saber a quién darle el Bono Familia, fue el consumo de energía menor a los 200 kilovatios por hora. Pero el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) —a cargo del programa— no definió criterios claros para incluir a los beneficiarios, lo cual provocó que automáticamente 2 millones 830 mil 77 hogares se convirtieran en candidatos para recibir el pago mensual, según un informe de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) enviado al Mides.

Sin embargo, no todos los hogares correspondían a “la población más afectada económicamente por la pandemia” como lo ordena el Decreto 13-2020 que dio vida al Bono Familia. Al verificar 600 beneficiarios del padrón diseñado por el Mides, obtenido por medio de la Ley de Acceso a la Información, elPeriódico identificó que 127 de esas personas aparecen en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) con nombres comerciales de empresas individuales y con registro de vehículos activos.

Por ejemplo, entre los beneficiarios se encuentra la abogada Magda Olivia Rodas Hernández, quien tiene un contrato 029 como asesora legal del Fondo Social de Solidaridad (FSS) del Ministerio de Comunicaciones, vigente hasta el 31 de diciembre por Q119 mil 225, lo cual evidencia que la cartera de Desarrollo Social incumplió con el decreto de creación del programa, el cual ordena que los servidores públicos y quienes cuenten con contratos administrativos de prestación de servicios en el Estado, no debían recibir el Bono.

Entre las personas que el Mides confirmó que pagó el Bono Familia también se encuentra Ciro Aníbal Catalán Pérez, quien fue candidato a síndico primero de la Municipalidad de El Jícaro, El Progreso, en las Elecciones de 2019 con el partido Vamos, que llevó a la Presidencia al mandatario Alejandro Giammattei.

Un Ministro “de manos atadas”

Cuando se entrevistó al ministro de Desarrollo Raúl Romero para esta nota, en repetidas ocasiones señaló que los argumentos con los que se le cuestionaba se estaban “tergiversando”. También dijo que aunque la propuesta de seleccionar a los usuarios con base en el consumo de energía fue del Ejecutivo, el Congreso la cambió.

Aunque el Decreto 13-2020 ordena al Mides a que defina las condiciones y requisitos necesarios para acceder a los beneficios del Fondo Bono Familia, Romero interpreta que esa norma es solo para los “casos especiales” que son las familias pobres, así como donde haya niños con desnutrición, hogares monoparentales, personas con discapacidad o con enfermedades crónicas.

También admitió que no se benefició a las personas más afectadas por la epidemia, pero aseguró que eso es consecuencia de cómo el Congreso aprobó los criterios de inclusión y exclusión, lo cual según el Ministro no podía modificarse. “Esos (criterios) están en el Decreto, y los aprobó el Congreso. Nosotros no tuvimos la oportunidad de estar allí. Tampoco en las reformas pudimos estar. Nosotros tuvimos que acatarlas”.

Sin embargo, ni el Ministro de Desarrollo ni alguna otra autoridad del Ejecutivo promovió ante el Congreso un cambio para mejorar los filtros del programa. Además, en el Manual del Bono Familia los requisitos para incluir a beneficiarios son simples: personas cuyo consumo de energía a febrero no supere los 200 kilovatios por hora, y personas que no gozan del servicio de energía eléctrica.

El diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Carlos Barreda, indicó que el Ministerio debió dejar claros los parámetros en el reglamento y el manual del programa. Dijo, además, que un análisis de esa bancada comprobó que unas 20 personas registradas como fallecidas cobraron la subvención.

El error de inicio

Sofía Montenegro, investigadora de la organización Diálogos, indicó que uno de los problemas de origen del programa fue intentar identificar a personas necesitadas con base en su consumo de electricidad. Además, el Mides utilizó una metodología de pobreza con información de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de 2006, cuando la más actualizada es de 2014, señaló Montenegro. Una investigación de Diálogos determinó que 53 de 88 municipios con porcentajes de pobreza por arriba del 60 por ciento, quedaron fuera del Bono Familia.

Pago del Mides

> Hasta el 20 de julio:

1 millón 686 mil 55 pagos del Bono Familia que representan una ejecución de Q1.6 millardos.