Martes 7 DE Julio DE 2020
Nación

“Mi hijo murió porque lo torturaron durante siete días en el preventivo de Mazatenango”

Fecha de publicación: 28-06-20
Foto de cortesía.
Por: Raúl Barreno Castillo /elPeriódico

Carlos Hernández, padre de Edgar Eduardo Hernández Vicente, de 31 años, le exigió al Ministerio Público (MP) este domingo en el cementerio general de Retalhuleu que se investigue al Director y agentes del Sistema Penitenciario (SP), a la Policía Nacional Civil (PNC) y al Alcaide por la muerte de su hijo.

Según Hernández, su hijo fue torturado durante siete días en la cárcel de Mazatenango, Suchitepéquez, porque no pudo pagar la “talacha”. “En ese lugar lo torturaron, le quemaron los pies, le introdujeron agujas en los brazos. Lo golpearon tanto que lo dejaron como un vegetal”, contó Hernández.

“Exijo que el MP haga algo, que investigue a cada uno de los funcionarios involucrados, porque mi hijo, que fue arrestado por cometer una falta al conducir supuestamente ebrio su motocicleta, fue vejado en el interior de la prisión de Mazatenango”, reveló.

Hernández explicó durante la inhumación de su hijo que el hecho ocurrió el domingo 14 de junio, a eso de las 15:30 horas, por conducir en supuesto estado de ebriedad una motocicleta.

“Ese mismo día, como a las 17:30 horas, me llamaron de la subestación para decirme que habían capturado a mi hijo y que para arreglar la situación y liberarlo debía pagar Q2 mil 500. Después volvieron a llamarme para decirme que ya no debía pagar Q2 mil 500, sino Q5 mil, porque el jefe de la subestación era yuca al igual que la juez de Paz local”, realtó.

Hernández asegura que no pagaron y les dijeron que lo condujeran como correspondía en ley. Fue así que lo trasladaron a la cárcel de Mazatenango el martes 16 de junio. “Le pidieron Q5 mil de talacha, pero no la pudo pagar”, contó.

Del 14 al 26 de junio sufrió todo tipo de maltratos, que se agudizaron en prisión. El viernes 26 de junio la familia logró recaudar los Q3 mil 800 de la fianza que fijó el Juzgado de Paz para sacarlo de la prisión, sin embargo, cuando fueron por él lo vieron muy mal herido, lo tuvieron que sacar en hombros.

Al ver el estado optaron por trasladarlo al Hospital Nacional de Retalhuleu donde solo le pusieron suero. Ante esto decidieron llevarlo al Hospital Regional de Occidente de Quetzaltenango, donde le hicieron varios exámenes, incluida la prueba de COVID-19, a la que dió positivo.

A las 19:30 horas les informaron que había muerto y ordenaron sepultarlo de inmediato. El papá de la víctima asegura que por esta razón desconocen qué otro tipo de lesiones sufrió durante las palizas que le propinaron en la cárcel mazateca.

Edgar Eduardo Hernández Vicente murió a los 31 años, tenía esposa y tres hijos a quienes mantenía con su trabajo como mecánico de motocicletas.