Domingo 9 DE Agosto DE 2020
Nación

Nueva Zelanda y los países que mejor han manejado la pandemia de la COVID-19

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinta Ardern en sus alocuciones no habló de atacar un enemigo invisible, sino que hizo un llamado a todo el pueblo para que se preocupara y protegiera a sus conciudadanos. Esto es lo que destacan los principales periódicos alrededor del mundo sobre el desempeño de Ardern en esta pandemia.

Fecha de publicación: 28-05-20
Foto: AFP
Por: Redacción

La pandemia sigue creciendo a escala global, hay países en donde en términos prácticos fue derrotada. Tal vez la historia más grande de éxito es Nueva Zelanda, que paró el contagio por completo y tiene un plan para eliminar el virus de su territorio.

“La lección es que se puede hacer”, dijo Siouxsie Wiles, profesora asociada de Microbiología en Nueva Zelanda. “Obviamente, mientras más tiempo lo dejes –al virus– habrá más casos y es más difícil derrotarlo. Pero esto no quiere decir que no se puede hacer”, indica.

Cuando la COVID-19 golpeó ese país, Wiles jugó un papel clave en explicar el significado y los riesgos a la población, incluso utilizó dibujos animados que se volvieron muy populares. Pero no fueron los científicos quienes lideraron la batalla. Wiles y la mayoría de la población de Nueva Zelanda atribuyen este éxito al liderazgo de su primera ministra, Jacinda Ardern. “La Primera Ministra tomó la decisión de que en Nueva Zelanda no pasaría lo que sucedió en Italia y España”, explica Wiles.

Ardern ordenó una cuarentena en toda Nueva Zelanda, cuando en el país solo se registraban seis casos. Muy pocos días después, el 19 de marzo, Ardern cerró los aeropuertos y por lo tanto la llegada de pasajeros, esencialmente de visitantes del extranjero.

Ella tomó las cadenas y plataformas nacionales de comunicación para explicar las cuatro etapas para cerrar Nueva Zelanda y confrontar la crisis de salud. “estoy hablando a toda la población para darles certeza, certidumbre y claridad de cómo vamos a combatir el COVID-19.” Ella habló a escala nacional, hasta el último rincón el 21 de marzo.

Dijo que la amenaza “no tenía precedentes” con gran calma y firmeza. “Este es el momento para saber qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer”, mientras explicó que se cerrarían escuelas, universidades, la mayoría de negocios y los vuelos.

Es interesante, pero Ardern en sus alocuciones no habló de atacar un enemigo invisible, sino que hizo un llamado a todo el pueblo para que se preocupara y protegiera a sus conciudadanos.

“Ella explicó una y otra vez, con mensajes personalizados para las madres, para los niños y niñas y focalizados en los padres, pidiendo a cada quien que pusiera de su parte para romper y no ser parte de la cadena de transmisión y entonces eliminar el virus”, dijo Wiles. “Yo creo que este mensaje fue realmente crucial, pues todo el mundo sabía como debían comportarse y funcionar para el bien de todos”.

Wiles escuchó a la Primera Ministra realizar reiterados llamados a todos a trabajar como “un solo cuerpo”; “un solo equipo”; “un solo ser”.

A finales de mayo (la crisis se inició a mediados de marzo) en Nueva Zelanda, se presentaron 1,500 casos de contagios y menos de 24 muertos.

Esta gráfica muestra cómo avanzó la pandemia del COVID-19 en Nueva Zelanda

Otro caso exitoso es Taiwán

Países más grandes que son buen ejemplo en el manejo de la pandemia

Corea del Sur

Japón

Alemania

Etiquetas: