Martes 29 DE Septiembre DE 2020
Nación

360° a vuelo de pájaro

Jose Rubén Zamora

Fecha de publicación: 26-05-20

Durante el último mes, Hong Kong, ha reportado un solo nuevo caso confirmado de coronavirus.

Taiwán ha reportado un caso en las últimas tres semanas. La situación es similar en Vietnam. Aunque la pandemia sigue creciendo a escala global, hay países en donde en términos prácticos fue derrotada.

Tal vez la historia más grande de éxito es Nueva Zelandia, que paró el contagio por completo y tiene un plan para eliminar el virus de su territorio.

“La lección es que se puede hacer”, dijo Siouxsie Wiles, profesora asociada de Microbiología en Nueva Zelandia. “Obviamente, mientras más tiempo lo dejes –al virus– habrá más casos y es más difícil derrotarlo. Pero esto no quiere decir que no se puede hacer”, indica.

Cuando el coronavirus golpeó, Wiles jugó un papel clave en explicar el significado y los riesgos a la población, incluso utilizó dibujos animados que se volvieron muy populares.

Pero no fueron los científicos quienes lideraron la batalla. Wiles y la mayoría de la población de Nueva Zelandia atribuyen el éxito al liderazgo de su primera ministra, Jacinda Ardern.

“La Primera Ministra tomó la decisión de que en Nueva Zelandia no pasaría lo que sucedió en Italia y España”, explica Wiles.

Ardern ordenó una cuarentena en toda Nueva Zelandia, cuando en el país solo se registraban seis casos. Muy pocos días después, el 19 de marzo, Ardern cerró los aeropuertos y por lo tanto la llegada de pasajeros, esencialmente de visitantes del extranjero.

Ella tomó las cadenas y plataformas nacionales de comunicación para explicar las cuatro etapas para cerrar Nueva Zelandia y confrontar la crisis de salud. “estoy hablando a toda la población para darles certeza, certidumbre y claridad de cómo vamos a combatir el COVID-19.” Ella habló a escala nacional, hasta el último rincón el 21 de marzo.

Dijo que la amenaza “no tenía precedentes” con gran calma y firmeza. “Este es el momento para saber qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer”, mientras explicó que se cerrarían escuelas, universidades, la mayoría de negocios y los vuelos.

Es interesante, pero Ardern en sus alocuciones no habló de atacar un enemigo invisible, sino que hizo un llamado a todo el pueblo para que se preocupara y protegiera a sus conciudadanos.

“Ella explicó una y otra vez, con mensajes personalizados para las madres, para los niños y niñas y focalizados en los padres, pidiendo a cada quien que pusiera de su parte para romper y no ser parte de la cadena de transmisión y entonces eliminar el virus”, dijo Wiles. “Yo creo que este mensaje fue realmente crucial, pues todo el mundo sabía como debían comportarse y funcionar para el bien de todos”.

Wiles escuchó a la Primera Ministra realizar reiterados llamados a todos a trabajar como “un solo cuerpo”; “un solo equipo”; “un solo ser”.

En Nueva Zelandia la economía fue reabierta, los negocios están operando como de costumbre y la percepción es que se ha eliminado el coronavirus de su territorio.

A finales de mayo (la crisis se inició a mediados de marzo) en Nueva Zelandia, se presentaron 1,500 casos de contagios y menos de 24 muertos.

Varias decisiones y sucesos clave en los próximos pocos días, podrían determinar qué tan mal y a qué extremos, pueden llegar las cosas entre EE. UU. y China. Una Corte en Canadá, decidirá si a Meng Wanzhou, presidenta Financiera (CFO) de Huawei, se le levantará el arresto domiciliario o si continúa su proceso de extradición a EE. UU., caso que además de enturbiar las relaciones entre China y Canadá, traería riesgos adicionales y escalaría las tensiones entre Pekín y Washington, sobre todo en el caso de que Meng Wanzhou fuese sometida a juicio en suelo americano.

Luego, EE. UU. y la Unión Europea, deberán decidir cómo responder y reaccionar contra el objetivo de China, de erradicar la autonomía de Hong Kong. La Unión Europea ha anticipado que reaccionará con un mensaje “robusto”, mientras EE. UU. considera sanciones en contra de los oficiales y entidades chinas establecidas en Hong Kong y de los abusos de los derechos humanos en Xinjiang.

Es previsible, entonces, que China tome represalias: por meses, ha estado amenazando con revelar una lista negra de empresas norteamericanas, entre otras medidas.

El escenario puede ser peor: el presidente Trump no parece dispuesto a aceptar que Hong Kong pierda su estatus preferencial de comercio, que no solo dañará a los residentes de la ciudad, sino que a los muchos norteamericanos con base en Hong Kong. Todo apunta a que la nueva “Guerra Fría” se sigue acercando.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central de Europa, predijo un escenario económico tenebroso, con una contracción del PIB entre el 8 y el 12%. Esta mañana, la Comisión Europea, buscando pelear contra el colapso de la economía, propuso €500 millardos en donaciones para los Estados más golpeados y €250 millardos en préstamos.

Japón reveló un nuevo paquete de estímulos por más de US$1 billón, que sería la segunda medida masiva en el mes. EE. UU. ha hecho público que ha crecido más lentamente el número de casos confirmados desde marzo, y que planea mayores niveles de “testeos”. La ciudad de Nueva York está buscando autorización para endeudarse en US$7 millardos para sustituir sus ingresos perdidos, debido a la pandemia. De la misma manera que se discute un plan para Europa, Francia y Alemania incrementan planes nacionales para inyectar paquetes de estímulos masivos y focalizados.

Los futuros en los mercados estuvieron altísimos otra vez, siguiendo la tendencia alcista sólida del día anterior. Inicialmente, las ganancias estuvieron concentradas en e-commerce, software y videojuegos. Más tarde, las alzas altas se extendieron a energía, finanzas, y aún acciones de empresas de productos de lujo, gracias al creciente optimismo por la progresiva reapertura, la recuperación económica y el potencial retorno a la normalidad.

India y China han movilizado tropas extras hacia un punto en su frontera común, muy disputada entre las dos potencias en el Himalaya. Ha habido reportes de incursiones chinas dentro de India, aumentando las tensiones entre dos vecinos con arsenales de armas nucleares.

Facebook no ha advertido a los inversionistas acerca de la venta ilegal de drogas, en particular de opioides, entre otras drogas, tanto en páginas de Facebook como en su sitio para compartir fotografías Instagram, según fuentes “fuera de registro”, que se han quejado que uno de los gigantes de la era digital no está respondiendo a sus obligaciones y normas de cumplimiento impuestas por la SEC.

Para Elon Musk la definición de bueno y malo, depende de lo que cualquier cosa signifique para Tesla. Hoy es diferente: su otra compañía SpaceX, cuando el tiempo lo permita, “lanzará” dos astronautas hasta ponerlos en órbita, desde Cabo Cañaveral. Es el primer lanzamiento, en cerca de una década, desde territorio norteamericano. Y, será, el primer lanzamiento cuya nave espacial es fabricada enteramente por manos privadas. Musk aprovechó la oportunidad para realizar una promoción cruzada: la tripulación será llevada a la nave espacial, de nombre Crew Dragon en un Tesla model X. Ayer no despegó debido a las malas condiciones climáticas. El lanzamiento ha sido reprogramado para el sábado. La inversión de SpaceX en la nave espacial Crew Dragon, representó alrededor 10% de lo que invirtió la NASA en los Apollo.

El programa de respuesta al hambre en EE. UU. ha dejado a millones de niños esperando. El programa está en marcha, pero dos meses después de que el Congreso aprobó miles de millones para reemplazar las comidas de las escuelas, solo el 15% de los niños elegibles han sido beneficiados.

Los jóvenes chinos pasan apuros para conseguir trabajo en la era pospandemia. Hallar trabajo para una generación joven y con expectativas es la prioridad para los líderes autoritarios chinos, que han prometido trabajos y buenas vidas a cambio de ausencia de libertad política.

(Leído para usted estimado lector en New York Times, Economist, Washington Post, New York Post, Blomberg, Newsweek, AFP y Sputnik).