Miércoles 30 DE Septiembre DE 2020
Nación

Hospitales Roosevelt y San Juan de Dios rebasados para atender a pacientes con COVID-19

Médicos del Hospital General San Juan de Dios, usualmente rebasado, hacen malabares para atender a pacientes con COVID-19.

Fecha de publicación: 21-05-20
Hospital San Juan De Dios. Foto: Archivo
Por: Evelyn Boche /elPeriódico

Los Hospitales Roosevelt y San Juan de Dios, a los que buscaba dejar al margen del COVID-19 para que continuara con la atención de pacientes con el resto de patologías que afectan a la población, ya están rebasados.

“Da pánico, más que el propio virus, ver cómo las autoridades están manejando la situación”, indicó el jefe de cirugía del San Juan de Dios, Napoleón Méndez, durante una sesión virtual con funcionarios de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos.

“No tenemos ningún problema con atender a pacientes con coronavirus. El problema es que por ser un hospital de referencia nacional, llegan muchos pacientes delicados, con diversas patologías, que ya nos mantienen rebasados: diabéticos, traumatizados, con cáncer. Y ustedes saben la combinación mortal de una infección con coronavirus”, expuso el médico.

El límite de tocar a los dos hospitales de referencia se rebasó luego del colapso del hospital temporal en el Parque de la Industria, con 319 camas de las 3 mil proyectadas y con un intensivo inoperante.

“Nos hemos tenido que reinventar para tener dos hospitales en uno y no mezclarlos. La logística ha sido muy complicada”, explica Méndez. Por ejemplo, en el San Juan sólo hay un un tomógrafo y si necesitan examinar a un paciente con COVID-19, todo el equipo se debe desinfectar con mucho cuidado para no exponer a otras personas, lo que retrasa la actividad en el hospital, explica el doctor Enrique Pérez.

Igual pasa con la unidad de Rayos X, que se ha habilitado en horarios específicos para examinar a pacientes con COVID-19. Ese distanciamiento nos está causando problemas para tomar decisiones; los dos grupos de pacientes comienzan a sufrir las carencias, dice Pérez, jefe del CAPERE, la unidad del San Juan donde se atiene a las persona con coronavirus.

Ambos médicos dejan claro que no tienen ningún problema con atender a pacientes con coronavirus, sino que necesitan líneas institucionales de respuesta y máquinas para examinar, exclusivamente a esa población.

Además, les preocupa el potencial de virulencia de los pacientes. “Tuvimos un caso el lunes, de una paciente con insuficiencia renal que nos infectó rápidamente a una nefróloga, a un emergenciólogo y de ahí se nos vino la cadena epidemiológica. Desde entonces hemos visto cómo colega tras colega ha dado positivo. Tuvimos que mandar a la casa a la mitad de los colegas, esto es muy peligroso porque este grupo maneja a los politraumatizados, los baleados, la enfermedad quirúrgica, y además el Roosevelt que no estuvo atendiendo pacientes. Fue un turno bastante complicado”, dijo uno de los entrevistados.

Que se habilite el Hospital Militar


Los médicos del San Juan de Dios consideran que la salida más pronta para que no se ahonde el colapso, es habilitar el Hospital Militar, que cuenta con médicos y equipamiento. Construir un hospital en dos meses es imposible, aseguran.