Martes 11 DE Agosto DE 2020
Nación

Quetzaltenango: Pobladores rechazan llegada de deportados y les tiran piedras

El gobernador informó que vecinos amenazaron con quemar el centro recreativo donde se recibieron a los migrantes guatemaltecos y hacerles daño, por lo que tuvieron que retirarlos del lugar.

Fecha de publicación: 15-04-20
Foto cortesía.
Por: Raúl Barreno Castillo / Colaborador de elPeriódico

Vecinos de la colonia Vista Bella, zona 11 (una de siete colonias en aquel sector de la ciudad altense), protestaron este día porque el gobierno central dispuso usar el centro recreativo Atanasio Tzul (a cargo del Ministerio de Trabajo), para albergar a 80 migrantes retornados desde México.

Al final, las autoridades decidieron llevarlos del lugar, debido a que temían por su seguridad. Algunos pobladores tiraron piedras a los guatemaltecos deportados. 

Según el gobernador, Julio Quemé, los vecinos amenazaron con quemar el centro recreativo, e incluso, hacerle daño a los migrantes y al personal del lugar. 

Inicialmente se reportó que se habían fugado dos migrantes, sin embargo, el gobernador negó esta información. La alerta hizo que se movilizaran las autoridades, debido a que los vecinos, ya durante el toque de queda, salieron a buscar a las personas que supuestamente habían escapado. 

Según Quemé, nadie se fugó del centro, que era custodiado por antimotines y soldados del Ejército de Guatemala. 

En esta zona, integrada por el cantón Chitay y siete colonias, residen al menos unas dos mil personas y eso alarmó a los vecinos que creyeron que podría ser un riesgo a su salud el que estuvieran los migrantes en ese lugar. 

Las autoridades explicaron que ya le han hecho pruebas de Covid-19 a los 80 migrantes y están a la espera de los resultados. Los hisopados se enviaron vía aérea y esperan los resultados. “Ninguno presenta síntomas, pero estamos siguiendo los protocolos respectivos”, dijo Quemé. 

Durante más de dos horas se vivió tensión el lugar, porque los residentes de este sector de la ciudad salieron posterior al toque de queda y buscaron en el entorno al centro recreativo a los supuestos migrantes fugados. Aprovecharon, además, a protestar para que se fueran del lugar. 

“Es inhumano lo que hacen las personas. Yo hablé con los Consejos Comunitarios de Desarrollo de este sector, y les expliqué que no se corría ningún riesgo. Es triste ver que traten así a los migrantes”, explicó el gobernador. 

Agregó que incluso llegaron al extremo de amenazar con quemar  el lugar y a los retornados. “Es inadmisible porque son hermanos guatemaltecos”, añadió. 

Foto cortesía.

Por la mañana el director del Hospital Regional de Occidente, Giovani Ortega, explicó que este lugar lo usarían médicos que están en el hospital temporal de Quetzaltenango (inaugurado hoy en el Centro de Ferias y Mercados).

La auxiliatura Departamental de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos abrió un expediente ante la situación de personas migrantes trasladadas al Centro Atanasio Tzul.