Lunes 1 DE Junio DE 2020
Nación

Tres ministerios deben implementar asistencia para los adultos mayores

Las personas de 60 a 70 años deben permanecer en cuarentena porque son más vulnerables de sufrir complicaciones si se contagian con el coronavirus.

Fecha de publicación: 08-04-20
Foto Archivo / elPeriódico.
Por: Evelyn Boche elPeriódico

Tres ministerios son los responsables por cumplir con las asistencias para los adultos mayores que dispuso el Congreso en el decreto 12-2020 aprobado el 25 de marzo pasado. En el decreto, se aprobó una ampliación de Q100 millones para que la cartera de Trabajo amplié la cobertura de beneficiarios del Programa del Adulto Mayor (PAM).

Aparte, el Mides y el Maga deben implementar un Programa de Ayuda Alimentaria que beneficie a los adultos mayores y personas de la tercera edad que se encuentran en asilos.

La población de más de 60 años es más vulnerable ante una infección del virus, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Guatemala, ese grupo de la población es cercano a los 1.27 millones, de acuerdo con las proyecciones del censo de 2018. 

Los jubilados beneficiarios del Programa de Invalidez, Vejez y Sobrevivencia del Seguro Social reciben una pensión mensual y atención médica. Otro grupo minoritario, 104 mil personas a partir de 65 años y en situación de extrema pobreza, recibe un aporte mensual de Q400, como parte del PAM. 

El aporte del PAM usualmente se hace los primeros cinco días de cada mes, pero será hasta hoy, miércoles 8 de abril, que se comenzarán a hacer los pagos correspondientes a abril. 

Al consultar sobre el atraso, el Ministerio de Finanzas informó que el pasado 27 de marzo se aprobó el desembolso a la cartera de Trabajo por Q83.7 millones para el pago de abril para los adultos mayores. Banrural anunció que atenderá con prioridad a los adultos mayores este miércoles 8 de abril, en todas sus agencias, de las 07:00 a las 13:00 horas. 

Otro apoyo 

El Programa de Apoyo Alimentario, a cargo del Mides y el MAGA, es el otro apoyo que el Congreso aprobó. Las instituciones tienen que crear una base de datos de familias en situación de vulnerabilidad que incluya a los adultos mayores, así como a las personas de la tercera edad que se encuentran en asilos. 

La asistencia se dará en especie o mediante cupones para canjear en farmacias, tiendas de barrio o supermercados, para la adquisición de productos de la canasta básica o de insumos necesarios para afrontar la pandemia. El decreto señala que los ministerios cuentan con una asignación de Q700 millones y que entre ambos deben definir el monto de la ayuda para los beneficiarios. 

A criterio de Carlos Bezares, un abogado que ha estudiado los decretos relacionados con la calamidad, indica que en el tema de compensadores sociales queda mucho por afinar. Por ejemplo, manifestó que no está claro cómo se va entregar la ayuda de Q1 mil y si llegarán hacia quienes realmente lo necesitan.

Cotidiano

Mientras la ayuda llega, los adultos mayores continúan su vida desde diferentes ámbitos. Pedro, de 71 años, presentó su papelería para jubilarse hace varios meses, pero el trámite aún no concluye. Como labora en la industria de alimentos, continúa yendo a trabajar, en su jornada usual. Les ofrecieron turnos más cortos, pero aún no se concretan. Su esposa, de 57, que padece diabetes, atiende una pequeña tienda en Suchitepéquez.

Muchas tiendas de barrio son propiedad de adultos mayores, como Juana y Luis,una pareja que ronda los 80 años y decidió cerrar su negocio en la colonia Primero de Julio, para no exponerse al contagio del virus. Los familiares que viven cerca les ofrecieron asistencia mientras pasa la emergencia.

Asilos agradecen donativos


Otro panorama de los adultos mayores se vive desde los centros de atención que operan entidades benéficas.

El hogar para ancianos Senilia, ubicado en Tikal II, acoge a adultos mayores en situación de abandono o que pertenecen a familias en pobreza, que no pueden atenderlos, explica el médico Wesley Rodríguez. Usualmente reciben a voluntarios que llegan a acompañar a los residentes, conversan con ellos o comparten algún pasatiempo.

Para que no resientan la ausencia, el personal de Senilia organiza partidas de juegos de mesa o la confección de manualidades. 

Cabecitas de Algodón, alberga en Antigua Guatemala, Sacatepéquez, a personas en situación de abandono, por una parte, resiente las visitas de voluntarios que usualmente ayudan con asistir a los internos o con algún donativo. 

Tanto en Senilia como en Cabecitas de Algodón se agradecen donativos en especie o monetarios.

Etiquetas: