Lunes 3 DE Agosto DE 2020
Nación

Médicos relatan caos en el Hospital de Villa Nueva

Las condiciones no aseguran el debido aislamiento entre personas con el COVID-19 y quienes aún esperan la confirmación de la prueba.

Fecha de publicación: 30-03-20
Por: Evelyn Boche elPeriódico

En una carta dirigida al director del Hospital Especializado de Villa Nueva (HEVN), 15 médicos describen las deficiencias en el hospital -desde las estructurales como la insuficiencia de baños para los internos- hasta que han sido insultados por pacientes en cuarentena.

Los médicos están en riesgo de contagio, tanto por la carencia de equipo de protección que como por el uso de áreas comunes con las personas infectadas, ya que las instalaciones no aseguran su total aislamiento.

Entre sus principales requerimientos está que se les provea del equipo completo de protección -mascarillas, lentes, trajes, guantes- ya que los que usan son producto de una donación que ellos mismos consiguieron, según una carta al director del hospital, Julio Hernández Regalado.

Además del personal de planta, al hospital se asignó un multidisciplinario para tratar la calamidad, que aseguran es es insuficiente: 1 epidemióloga; 1 infectólogo de adultos; 1 cardióloga; y, 1 patóloga.

También señalan que el Laboratorio Nacional de Salud notifica de los resultados de la confirmación del virus entre 48 y 72 horas después de tomada la muestra. Mientras, las personas permanecen hospitalizadas, con alta probabilidad de quedar infectados.

Esto, en parte, porque los baños y las duchas son insuficientes y deficientes: son 4 baños para 28 pacientes, y los grifos son manuales.

“Debido a la escasez de la infraestructura y el uso común por parte de los diversos tipos de pacientes, y teniendo en cuenta la virulencia de la enfermedad y el ya comprobado aumento de la carga viral entre pacientes, corremos el riesgo de empeoramiento de la enfermedad en pacientes asintomáticos y sintomáticos leves. Todo ello sin mencionar el aumento del riesgo de contagio para el personal sanitario”, cita la nota.

Sin asegurar aislamiento
El diseño del hospital hace que, por ejemplo, “una niña y su madre, ambas con diagnóstico positivo para COVID-19, usen el baño sanitario de pacientes del área de espera o clasificación y una ducha en el pasillo de ingreso, transitando por todos los pasillos del servicio completo de emergencia. “Esto implica un riesgo de contagio hacia el personal de turno y los pacientes sospechosos que se atienden en esas áreas”, cita la carta.

Entre toda la situación médica, enfrentan a actitudes violentas de los pacientes en cuarentena, que en no menos de dos ocasiones, han agredido verbalmente al personal hospitalario. Lo hacen, porque están inconformes con las condiciones del hospital: falta de luz natural y ventilación.