Domingo 20 DE Septiembre DE 2020
Nación

La zona en riesgo donde funciona el Hospital de Villa Nueva

A 500 metros del nosocomio hay un vertedero de basura y en las inmediaciones del centro están asentadas dos comunidades sin agua potable, sin drenajes y sin atención estatal.

Fecha de publicación: 14-03-20
El centro asistencial en el que son atendidas las personas con COVID-19
Por: Ferdy Montepeque

Al momento que el presidente Alejandro Giammattei confirmó el primer caso de COVID-19 en el país, en el Hospital de Villa Nueva no se había implementado ningún protocolo sanitario y los pacientes entre niños, mujeres y ancianos ingresaban al centro sin ninguna restricción.

El centro asistencial destinado para albergar “casos graves” de COVID-19 está construido cerca de los poblados Plan Grande y Bella Vista, zona 10 de Villa Nueva, donde unas 8 mil 500 personas residen sin agua potable ni drenajes. En estos lugares, además, no se han implementado planes de prevención por parte del gobierno ni la Municipalidad, para evitar contraer el virus.

El pasado 2 de marzo, el viceministro de Hospitales, Miguel Borrayo, aseguró en una entrevista en televisión abierta que el gobierno eligió el Hospital de Villa Nueva para atender los casos confirmados del virus, porque este se encontraba “alejado de otras comunidades”. Sin embargo, en la zona habitan pobladores en situación de pobreza, sin acceso a servicios y con un vertedero de basura a 500 metros de distancia.

Además, cerca del hospital hay otras 15 colonias privadas, además de una extensión de la Universidad Mariano Gálvez (UMG) que cuenta con 9 mil alumnos, que reciben clases en jornadas de lunes a viernes, sábados y domingos.

El Hospital de Villa Nueva no cuenta con ninguna restricción para su ingreso.

Faltan camas y médicos

Durante una citación en el Congreso, la subdirectora del Hospital de Villa Nueva, Dania Hernández, indicó que para este año necesitaban contratar 20 médicos, pero que únicamente cinco profesionales se postularon para los cargos. La diputada Karla Martínez, de la Unión del Cambio Nacional (UCN), indicó que en el área de Emergencia —habilitada para aislar a pacientes con el COVID-19— solo hay 25 camas, y que el hospital busca adquirir más equipo, pero no han encontrado proveedores.

Además, el centro no cuenta con lavadoras propias, por lo que tuvo que contratar a una empresa para realizar ese trabajo. Giammattei informó ayer que otras tres personas procedentes de España fueron ingresadas al referido hospital.

elPeriódico buscó una explicación de parte del MSPAS sobre la cantidad de personas aisladas en el nosocomio y las medidas que se adoptarán en las comunidades cercanas, pero la comunicadora Ana Lucía Gudiel no respondió a las llamadas a su celular.

Los niños sin escuela

En los primeros días de 2020, Plan Grande llamó la atención porque la comunidad se quedó sin escuela, debido a que a finales del año pasado la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) declaró inhabitables las instalaciones del centro educativo por estar cerca de un barranco. Los padres de familia tuvieron que improvisar una galera de madera y láminas para que los alumnos recibieran clases.

Las calles de la comunidad son de terracería, por lo que constantemente hay polvo en el ambiente. Algunos pobladores han instalado ventas informales de comida frente a la puerta principal del Hospital de Villa Nueva, a donde acuden a comprar los médicos y demás personal del centro. En la comunidad no hay afiches que informen sobre el coronavirus, ni de las recomendaciones para prevenirlo.

El alcalde de Villa Nueva, Javier Gramajo, aseguró que las autoridades del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) no se han comunicado con él para coordinar jornadas de información para prevenir contagios del coronavirus. Agregó que el único consejo que se le podría trasladar a la población, es que eviten visitar lugares muy concurridos.

El virus no anda en el aire

La doctora Luz María Cabrera, de la organización World Vision Guatemala, señaló que una comunidad que no cuenta con agua potable representa un foco de riesgo, para los contagios de un virus. Sin embargo, señaló que no es adecuado alarmar a la población y aclarar que el coronavirus se transmite de persona a persona, a través de los flujos corporales y que este no se encuentra en el aire. Cabrera dijo que lo recomendable es lavarse las manos constantemente y utilizar alcohol en gel.