Martes 25 DE Febrero DE 2020
Nación

Guatemala entre los cinco países más corruptos en América

Durante el gobierno de Jimmy Morales el país bajó 10 posiciones en el ranquin que elabora Transparencia Internacional (TI), sobre cómo se percibe la corrupción en 180 naciones.

Fecha de publicación: 24-01-20
Por: L. Sapalú/F. Montepeque

En el último año de la administración de Morales, este país obtuvo el peor puntaje desde 1996 cuando se empezó a elaborar el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC). La decisión del anterior gobierno de expulsar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) es el principal factor que aumentó la visión de falta de transparencia en el sector público, señaló ayer la organización Acción Ciudadana (AC) durante la presentación del ranquin 2019.

Según la calificación más reciente de TI, que combina encuestas y evaluaciones sobre el grado de corrupción en instituciones públicas, Guatemala logró 26 puntos sobre 100; lo cual sitúa a esta nación al mismo nivel que Honduras, que históricamente ha mantenido una calificación menor. Los otros países con peor puntaje en América son Nicaragua (22), Haití (18) y Venezuela (16).

En el ranquin mundial, Guatemala también comparte posición con Bangladés, Irán y Angola donde la corrupción “es endémica”, agregó la organización AC, capítulo nacional de Transparencia Internacional. Mientras que Canadá, Uruguay, Estados Unidos y Chile recibieron los mayores puntajes en la medición; es decir que en estos se percibe que existe más transparencia en sus gobiernos.

Las consecuencias

De acuerdo con los datos del ranquin, en 2015, antes de que Jimmy Morales asumiera la Presidencia de la República, el país se ubicaba en el puesto 136 de todos los evaluados. Pero en el informe del IPC de 2019, Guatemala se ubicó en el escalón 146.

Edie Cux, presidente de AC, indicó que, como consecuencia de esta percepción de corrupción, las posibilidades de nuevas inversiones masivas en el país se reducen. Agregó que la situación es preocupante porque también impacta en la educación, salud y acceso a servicios básicos, especialmente de seguridad alimentaria.

Cux también cuestionó que, desde 2004, los gobiernos guatemaltecos ensayaron diferentes modelos de comisiones contra la corrupción, pero estas resultaron “fallidas e infructuosas” porque todas carecían de autonomía, eran financiadas por el gobierno y eran integradas por personas afines al Ejecutivo, “este modelo de comisión es el que ha acompañado el fracaso histórico de la lucha contra la corrupción”, sostuvo el presidente de AC.

De cara al futuro

A decir del politólogo Renzo Rosal, los números del IPC refrendan que la corrupción en Guatemala se ha convertido en un fenómeno cada vez más alarmante, debido a estructuras que han cooptado las instituciones públicas.

En tanto que, sobre la Comisión Presidencial Contra la Corrupción, recién creada por el presidente Alejandro Giammattei, Rosal cuestionó que esta difícilmente contribuirá con un verdadero combate a la corrupción porque únicamente parece “un ente simbólico”, puesto que carecerá de independencia.

“Habría que dejar de crear comisiones y hacer reformas profundas a las leyes de Contrataciones del Estado y de Probidad. En la parte operativa se debe combatir a las estructuras que siguen minando las instituciones del Estado y se siguen beneficiando de aspectos como la obra pública y otras contrataciones”, agregó el politólogo.

Según el Acuerdo Gubernativo 28-2020 con el que el gobierno creó la nueva comisión, esta evaluará denuncias sobre posibles actos anómalos y determinará si ameritan su traslado al Ministerio Público (MP) o a la Contraloría General de Cuentas (CGC).

Contra la CICIG

Durante el gobierno de Jimmy Morales, este se enfrentó a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) constantemente después de que esta organización, creada por medio de un acuerdo entre el Ejecutivo y las Naciones Unidas, investigara a su familia. Tras la salida de Morales, sus amigos y allegados se encuentran prófugos por investigaciones iniciadas por la CICIG, la cual fue expulsada en la gestión anterior.