Viernes 17 DE Enero DE 2020
Nación

Huehuetenango, Quiché y Totonicapán con mayor número de inasistencia escolar

En el país hay 7.3 millones de niños y jóvenes con edades entre seis y 29 años, más de 3.6 millones no asisten a un centro educativo.

Fecha de publicación: 08-01-20
La falta de establecimientos cercanos a los lugares de origen está entre las razones para no asistir a la escuela.
Por: Lorena Álvarez

El Ministerio de Educación (Mineduc) comienza hoy el ciclo lectivo 2020, pero las oportunidades educativas para la niñez y juventud se reducen por las condiciones económicas de los hogares, principalmente para las mujeres y en las áreas rurales.

De acuerdo con el XII Censo Nacional de Población elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) realizado en 2018 y publicado en diciembre de 2019, el 49.5 por ciento de las personas censadas con edades entre seis y 29 años no estaban asistiendo a un centro educativo.

En el país, según estos datos, en ese rango de edad se contabilizaron a 7.3 millones de personas, y se reveló que más de 3.6 millones no asistía a los centros educativos por situaciones económicas, falta de establecimientos en sus lugares de residencia o condiciones de pobreza.

La cantidad de mujeres que no asiste supera el registro de los hombres en esta condición, mientras que los números se revierten en el caso de quienes acuden a un centro educativo.

¿En dónde se deja de ir a la escuela?

La inasistencia en el área rural fue reportada por más de 1.9 millones de personas y en áreas urbanas más de 1.7 millones, según el censo.

En el departamento de Guatemala se concentra el 18.5 por ciento de la población en ese rango de edad, y también se reporta la mayor cantidad de inasistencia escolar con más de 560 mil personas que no estudian en ese momento, es decir el 41 por ciento de 1.3 millones de niños y jóvenes entre los seis y 29 años de edad.

Pero es Huehuetenango donde el porcentaje de personas que no asisten es más elevado. Según los datos del censo, en este departamento hay 597 mil 769 personas en ese rango de edad y 342 mil 983 no estaban asistiendo a un centro educativo.

Quiché y Totonicapán tienen niveles altos de inasistencia con cifras cercanas al 56 por ciento de su población en el rango de edad. Pero en 14 de los 22 departamentos del país se supera el 50 por ciento.
Las instituciones debe hacer el esfuerzo por mejorar la calidad de los indicadores educativos del país con el resultado del Censo de Población, indicó el exministro de Finanzas Edgar Balsells.

“No se trata solo de aumentar el gasto que hace el Mineduc, sino de cambios en el modelo de desarrollo del país”, afirmó el ex-Ministro al observar el avance tecnológico que tienen otros países, por ejemplo en el uso de la banda 5G, en tanto que Guatemala se mantiene en oferta de mano de obra agrícola.

Oportunidad que se escapa

Una de las ventajas en América Latina es el porcentaje de la población joven. La oportunidad de que cada vez más jóvenes participen en la fuerza laboral se estima que continuará en aumento hasta 2035.

Pero con las cifras de inasistencia educativa que tiene el país se pierde esa oportunidad de aumentar la capacidad productiva y contribuir a reducir la pobreza, comentó Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa).

Sin embargo, con el bajo nivel de preparación del capital humano se disminuyen las posibilidades de atraer Inversión Extranjera Directa (IED), indicó Balsells.

Zapata agregó que por ejemplo las inversiones básicas como las de tercerizar servicios no vienen al país porque no hay personas capacitadas.

Para el próximo gobierno debe ser una prioridad incrementar la cobertura educativa, principalmente en preprimaria y secundaria, agregó Zapata al asegurar que esto debe ir acompañado de acciones para reducir la desnutrición infantil, capacitación a maestros y más escuelas.