Martes 25 DE Febrero DE 2020
Nación

Amenazas contra jueces pasan de la agresión física al desgaste profesional

El MP inauguró la Fiscalía de Sección de Delitos Contra Operadores de Justicia y Sindicalistas.

Fecha de publicación: 11-12-19
La fiscal general, Consuelo Porras, indicó que los jueces y sindicalistas son víctimas habituales de violaciones a sus derechos humanos.
Por: Evelyn Boche

Corría 2001, durante el juicio por el asesinato del obispo Juan Gerardi, dos granadas de fragmentación explotaron en el patio de la casa de la jueza Yassmin Barrios, integrante del tribunal que más tarde condenaría a Byron Lima y su padre, Byron Lima Estrada, así como al sacerdote Mario Orantes.

Casi dos décadas después, los jueces siguen en la línea de fuego, expone Haroldo Vásquez, presidente de la Asociación de Jueces por la Integridad. Además del riesgo contra la vida, cada vez más, los jueces enfrentan el desgaste profesional que suponen las denuncias que interponen acusados o personas inconformes con sus resoluciones, añade Vásquez. También afrontan los cuestionamientos sobre su ideología o pensamiento político.

Para mejorar el acceso a la justicia, garantizar la libertad de juzgamiento y de organización laboral, el Ministerio Público (MP) anunció la inauguración de la Fiscalía de Sección de Delitos Contra Operadores de Justicia y Sindicalistas.

Desafortunadamente, ambos grupos “son víctimas habituales de violaciones a sus derechos humanos”, expresó la fiscal general Consuelo Porras, durante su discurso.

La nueva sección arranca con un aproximado de 200 denuncias por delitos cometidos contra operadores de justicia, de 2011 a la fecha, según el MP. Al iniciar la investigación, si no existen suficientes elementos para determinar si el móvil del delito fue cometido debido a la tarea que realizan los operadores de justicia o sindicalistas, se usará el móvil expresado en la denuncia para que pueda ser tomado por esta nueva fiscalía, indicó Porras.

Si en el transcurso de la investigación se determina que el móvil del delito no es consecuencia de su función, las denuncias se remitirán a la fiscalía correspondiente, añadió la funcionaria.

Depuración

Marvin Sazo, que estará a cargo de la fiscalía mientras se nombra al fiscal de sección, indicó que son unas 800 denuncias las que podrían ser depuradas, por no tener relación con el desempeño de los jueces o sindicalistas. “Al momento de recibir los expedientes se determinará si procede una desjudicialización o desestimación”, añadió.

En el caso de sindicalistas son unas 700 denuncias por delitos comunes y 90 por muertes violentas. Otros 4 mil 500 casos son por desobediencia por omisión de resoluciones laborales, añadió Sazo.

Al finalizar el acto de inauguración, se buscó consultar a Porras sobre el abordaje que se dará a las denuncias contra los fiscales del MP, pero no atendió a la prensa. Por ejemplo, el jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) Francisco Sandoval, acumula más de 20 denuncias. Ante alguna incidencia, Sandoval debe costearse a un abogado que lo auxilie pues el MP no tiene una partida para ese fin, como sí lo existe en otras instituciones como la Policía Nacional Civil, por ejemplo.

Celebramos la existencia de la nueva fiscalía y confiamos en el buen criterio, la transparencia y objetividad con la que se evaluarán las denuncias, apuntó Vásquez. “Todos los funcionarios o servidores públicos somos sujetos de ser cuestionados y sancionados, pero no por medio del desgaste o la intimidación”, concluyó el juez. “La intimidación no está contemplada, pero sí podría ser alguna coacción”, respondió Sazo al consultarle sobre el tema.

También para privados de libertad

La nueva fiscalía también conocerá los delitos contra las personas privadas de libertad. Al requerir más detalle sobre esa función, el fiscal Marvin Sazo indicó que más adelante se formularán los criterios de competencia.