Jueves 5 DE Diciembre DE 2019
Nación

Auditoría reveló fallas en registro de familias migrantes separadas

El Departamento de Seguridad Interna de EE. UU. no pudo determinar a cuántas familias separó y reunificó a causa de la política Tolerancia Cero.

Fecha de publicación: 03-12-19
La Oficina de Reasentamiento de Refugiados señala que el DHS ha separado a familias desde 2017.
Por: Cindy Espina

La Inspectoría General del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS) ha revelado hallazgos sobre la implementación de la política Tolerancia Cero, con la cual se separó a cientos de familias migrantes procedentes de Centroamérica entre el 5 de mayo y el 20 de junio de 2018.

El reporte denominado DHS carecía de tecnología necesaria para contabilizar exitosamente a las familias migrantes separadas fue enviado el 25 de noviembre al secretario del DHS, Chad F. Wolf.

Uno de los principales resultados es que el Departamento de Seguridad Interna no tiene un registro certero de las familias separadas y por lo tanto no pudo realizar de manera correcta la reunificación familiar que una corte estadounidense le requirió hacer el 26 de junio de 2018.

El único dato sobre niños y niñas separados de sus padres fue proporcionado por el Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS). Según el HSS, la Patrulla Fronteriza de EE. UU. separó y trasladó a 2 mil 737 menores de edad bajo custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados; sin embargo, esta entidad estadounidense duda de esos números porque podrían ser miles de casos más porque el DHS ha separado niños de sus padres desde 2017.

Debido a las falencias antes mencionadas, el DHS explicó que estiman que 2 mil 155 familias fueron reunificadas y que solo pudieron identificar que 136 menores de edad fueron registrados de manera incorrecta, lo que dificultó la ubicación de sus familiares.

Otro de los hallazgos es que las niñas y niños migrantes permanecieron retenidos por parte de la Patrulla Fronteriza durante más del límite legal establecido de 72 horas. Se señala que el DHS no dio de forma adecuada y a tiempo la información a los padres que necesitaban conocer el proceso para reunirse con sus hijos.