Sábado 7 DE Diciembre DE 2019
Nación

“Proponemos reducir siete puntos porcentuales la desnutrición en ocho años” Juan Ángel Rivera, director general del Instituto Nacional de Salud Pública en México

Juan Ángel Rivera, director general del Instituto Nacional de Salud Pública en México, habló sobre las recomendaciones de la Evaluación de Diseño de la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica y la importancia de que el gobierno electo continúe su implementación con las mejoras requeridas.

Fecha de publicación: 20-09-19
Juan Ángel Rivera, director general del Instituto Nacional de Salud Pública en México
Por: Geldi Muñoz Palala

¿Por qué hacer un estudio del diseño de la estrategia?, ¿cuán importante es?

– Evita que uno implemente un programa que tiene fallas de origen. Una vez uno modifica el diseño hace una evaluación del proceso para asegurar que tal y como se establece en los documentos originales se aplica bien la estrategia y se retroalimenta al programa para que, si hay fallas en la implementación, se vayan corrigiendo. Era importante hacer una evaluación de diseño, se puede hacer en un tiempo corto, no es demasiado caro, es casi que una evaluación de gabinete en buena medida. En ese sentido creo que fue un acierto, porque se identificaron muchas áreas de mejora.

¿Cuáles son esas áreas?

– Las expresamos en términos de recomendaciones. La primera, que sería como el resultado principal para el nuevo gobierno, es que para combatir la desnutrición crónica –que es posiblemente uno de los problemas más graves que tiene este país– se requiere que aparezca en la agenda pública como una prioridad de país, y que no solo sea para el gobierno sino que se convierta en una prioridad para todos los sectores de la población, el sector privado, la sociedad civil, academia y la propia población. La meta que proponemos es reducir en siete puntos porcentuales la desnutrición en un periodo de ocho años, es decir, en dos periodos presidenciales, esto implica que se convierta en una estrategia de Estado.

¿Por qué esa meta?

– Países que han tenido éxito en la reducción de la desnutrición como México, Perú, Brasil y muchos otros, han tenido esas tasas de reducción, es decir, si es viable.

El gobierno anterior y el actual se plantearon la misma meta de reducir en 10 por ciento la desnutrición crónica en cuatro años, ¿sería un error que el nuevo gobierno propusiera la misma estrategia?

– Disminuir la desnutrición en 10 puntos porcentuales para mí es una buena aspiración, sin embargo, la evidencia que tenemos en América Latina sugiere que es imposible para un gobierno lograr una reducción de 2.5 puntos porcentuales por año en el ámbito nacional. México logró 2.5 puntos porcentuales por año en el quintil más pobre de la población, pero cuando se promedió con el ámbito nacional bajó a 0.88 puntos porcentuales. Estamos tomando ese 0.9 puntos porcentuales porque es lo que se observó en México, en Perú. Nos parece importante que el gobierno se comprometa a lo que puede lograr.

¿Cuál es el objetivo de su visita?

– Me invitaron de Save The Children a compartir los hallazgos del estudio con los funcionarios ya electos del nuevo gobierno y también reunirnos con los cooperantes. Parece mentira cómo de una evaluación de diseño pueden surgir tantas recomendaciones que pueden lograr que la estrategia actual se mejore para que el gobierno no empiece de cero, sino que empiece con alguna experiencia previa que nos dice que hay cosas positivas, otras negativas. Ojalá que el gobierno nuevo tenga ya un sistema de monitoreo y evaluación que permita darle seguimiento a la estrategia e ir corrigiendo en el camino.

¿Qué papel juega el sector empresarial en esa estrategia de Estado?

– Cuando uno habla de una estrategia de Estado, quiere decir que todos los guatemaltecos tienen algo que ver con la estrategia y desde luego el sector privado también, evidentemente la rectoría es del gobierno quien define cuál es la estrategia, pero el sector privado es fundamental que participe, se sume y aporte, porque sin eso estaría la estrategia coja.

¿Cuáles serían sus recomendaciones?

– La estrategia que existe en Guatemala dirige sus esfuerzos a siete departamentos que tienen las mayores prevalencias de desnutrición crónica… se recomienda que se continué la focalización. La siguiente es definir quiénes son los beneficiarios, mujeres embarazadas y menores de dos años de edad. A esa población beneficiaria se le debe aplicar todas las intervenciones. En una evaluación que se hizo a otro de los programas que hubo en Guatemala desnutrición cero (Hambre Cero), lo que se concluyó es que en aquellos hogares donde confluían cinco acciones o más se lograron efectos. Por eso es muy importante definir la población meta y que confluyan ahí todas las acciones. Lo ideal es lograr un registro único de beneficiarios de manera que sea muy transparente quiénes forman parte de la estrategia.

“Un hallazgo muy importante es que no basta con ofrecer servicios a la población, se requieren servicios de alta calidad”.