Jueves 21 DE Noviembre DE 2019
Nación

El abandono de la región sur de El Estor

El Gobierno señaló a las comunidades de que algunos de sus miembros tenían nexos con el narcotráfico, pero no habló de la pobreza y desnutrición del área.

 

Fecha de publicación: 10-09-19
Miembros del Ejército en un puesto de registro en una carretera de Izabal.
Por: FERDY MONTEPEQUE elPeriódico

Hierbas con tortilla y chile es la base de la dieta diaria en el sur de El Estor, Izabal. Es una región olvidada y excluida. Sus habitantes lucen delgados, algunos con los ojos hundidos y la piel quemada por el intenso sol en la zona. Los niños se enferman de diarreas y de fiebres comúnmente, dice Juana Pop quien llegó a esta zona a los 16 años cuando se casó. Desde entonces, dice, la situación no ha cambiado tanto. No hay servicios básicos, en los puestos de salud no hay medicinas y escasean las fuentes de empleo.

En la zona sur de El Estor existen unas 40 comunidades, entre las que destacan Chinebal, finca Chajmaic, Semuy I, Semoch, San Pablo I, San Pablo II, Cerro Gelampin y Semuy II, esta última identificada por ser el lugar donde fallecieron tres marinos del Ejército y dos comunitarios resultaron heridos, el pasado 3 de septiembre.

Para justificar el Estado de Sitio en Izabal y otros cinco departamentos, el presidente Jimmy Morales acusó a las comunidades del nororiente del país de colaborar con organizaciones del narcotráfico. Sin embargo, el mandatario no se pronunció sobre la situación socioeconómica de los habitantes de estos poblados.

Grupos castrenses realizan patrullajes en el área.

Las instituciones estatales carecen de datos sobre salud y nutrición de las comunidades; no obstante, un informe del Instituto de Investigación sobre Ambiente Natural y Sociedad de la Universidad Rafael Landívar, señala que los índices de pobreza extrema, mortalidad de la población menor de cinco años y la desnutrición crónica se sitúan en niveles “altos”.

Rolando Maas, un habitante de Semuy II, dice que la situación en las demás aldeas y caseríos en el sur de El Estor es similar. Se siente afortunado porque es una de las pocas personas en su comunidad que sabe leer y escribir; estudió hasta tercero básico, cuenta. Maas repite una misma idea constantemente: el abandono de las comunidades asentadas en la zona sur de El Estor es el mismo que existía antes del conflicto armado.

Las comunidades se ubican en la zona conocida como Valle del Polochic, una región castigada por los desalojos y por la conflictividad social por el acceso a tierras. Parte de la zona, además, es identificada en diversos informes como ruta utilizada por organizaciones dedicadas al narcotráfico y crimen organizado.

 

Soldados compran alimentos a un grupo de mujeres en la comunidad de Semuy II.

“MUCHAS VECES SOMOS INCAPACES”

Después del Estado de Sitio decretado por el Gobierno en 22 municipios, ni el alcalde de El Estor, Rony Méndez, ni el gobernador de Izabal, Erick Martínez, han acudido a Semuy II. El primero dice que él no ingresa a la región porque allí lo han amenazado de muerte, mientras que el segundo admite que “han fallado a las instituciones” y que en los próximos días buscará visitar el área para observar las necesidades de la población.

“Estuvimos viendo la necesidad de llevar diferentes servicios a estas comunidades que por mucho tiempo estuvieron alejadas, porque como Estado muchas veces somos incapaces de llevar recursos allí, y por el mismo temor de la población y resistencia de ellos a que las instituciones entren”, indicó Martínez.

El gobernador aseguró que no tiene pruebas de que en la región donde se decretó el Estado de Sitio existan pistas clandestinas, y menos que comunitarios apoyen las actividades del narcotráfico en la región. “Eso se sabrá después del Estado de Sitio”, indicó. Sobre los señalamientos que hizo el presidente Jimmy Morales, Martínez dijo que él debe responder por sus declaraciones.

Miguel Ángel Balcárcel, excomisionado presidencial del Diálogo, indicó que en esa región de El Estor, la conflictividad es “multicausal” y que la ausencia del Estado es solo una de estas. Balcárcel sostiene que las comunidades de la región del Polochic han ocupado tierras ancestrales.

El gobernador de Izabal, Erick Martínez, afirma que en los próximos días realizará una visita a Semuy II.

 

Ataque a militares

El martes 3 de septiembre, un grupo de militares fue atacado en la comunidad Semuy II, en El Estor, Izabal, cuando la unidad castrense acudía a investigar el aterrizaje de una aeronave en una pista clandestina. Tres marinos murieron y tres más quedaron heridos. El gobierno señaló a las comunidades de colaborar con el narcotráfico. Luego del ataque, el mandatario Jimmy Morales decretó Estado de Sitio en 22 municipios de seis departamentos del país. El sábado, el Congreso aprobó la declaratoria de Estado de Sitio solicitada por el Ejecutivo. El decreto estará vigente por 30 días. Los pobladores tienen restringidos los derechos de libertad de acción, detención legal, interrogatorio a detenidos o presos, libertad de locomoción, derecho de reunión y portación de armas. –REDACCIÓN

2 mil

integrantes del Ejército fueron movilizados a los seis departamentos en Estado de Sitio, donde efectuarán operaciones conjuntas con la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ministerio Público (MP).