Martes 17 DE Septiembre DE 2019
Nación

“EE. UU. tiene que hacer algo para controlar la corrupción en el Triángulo Norte”: McFarland:

El exembajador de Estados Unidos en Guatemala, Stephen McFarland, explicó la razón por la que surge el “Acuerdo de Tercer País Seguro”. El diplomático estadounidense compartió su punto de vista, respecto al cambio del enfoque de la política exterior de EE. UU. con Centroamérica.

Fecha de publicación: 22-08-19
Por: Cindy Espina elPeriódico

¿Los cambios en política exterior y migratoria de Estados Unidos respecto a Guatemala se encuentran relacionados a la contienda electoral en EE. UU.?

– Yo creo que surge porque fue un tema en las elecciones de 2016 y el presidente Donald Trump ha dicho muy claro que esto continuará siendo el tema para el periodo preelectoral hasta las elecciones del próximo año.

¿Podría explicar por qué Estados Unidos enfoca en Guatemala todas las presiones para solucionar el tema migratorio de Centroamérica?

– Creo que es por su posición geográfica. Es porque antes de llegar a México, todos los migrantes pasan por Guatemala. También están enfocados en Guatemala, porque es fuente de migración y piensan que con ciertas medidas en Estados Unidos, como nuevas reglas para el asilo, pueden crear instrumentos para detener la migración.

El Gobierno de EE. UU. está algo equivocado, creo que no va a tener el efecto disuasorio tal como piensan, tendrá algún efecto, pero también va a inducir a muchas personas a emigrar clandestinamente y a mantenerse en la clandestinidad como se hacía antes.

Usted mencionaba en su respuesta anterior, que la estrategia en el “Acuerdo de Tercer País Seguro” para frenar la migración va a funcionar, ¿por qué cree eso?

– Entiendo que debemos tener reglas para la migración y se deben aplicar e implementar de forma correcta. Me parece que el intento, que ahora se llama Acuerdo de Cooperación de Asilo, sí va a tener efecto disuasorio, va a bajar la migración, pero también mucha gente va a intentar nuevamente migrar, solamente que esta vez no se van a presentar ante el agente de la Patrulla Fronteriza, sino que van a entrar clandestinamente y mantenerse en la clandestinidad y eso va a generar otros problemas en Estados Unidos.

La tendencia actual del Gobierno estadounidenses, es pensar menos en soluciones de largo plazo que requieren bastante atención e inversión.

Yo creo que la solución para EE. UU., no solo es aplicar las leyes migratorias, sino que tiene que hacer algo en cooperación con los gobiernos de la región y uno de los factores será tratar de hacer algo para controlar la corrupción y mejorar el Estado de Derecho en los países del Triángulo Norte de Centroamérica. 

En la administración de Barack Obama, el enfoque fue apoyar en la lucha contra la corrupción en Guatemala, como forma de reducir la migración…

– También este enfoque lo tuvo el expresidente George W. Bush.

¿Por qué en esas dos administraciones se creía que el apoyo a la lucha contra la corrupción era parte de la solución para reducir la migración y por qué ahora eso ha cambiado?

– Yo creo que esto cambió por una combinación de depender de las decisiones, casi personales, de asesores cercanos a la Casa Blanca, en vez de utilizar la burocracia del Gobierno estadounidense y estudiar opciones de los pros y los contras de la política exterior sobre la migración.

También creo que hay una tendencia, en cierto círculos de la Casa Blanca, en decir que: “Si lo hacía Bush, no necesariamente estamos de acuerdo. Y si lo hacía Obama, vamos a hacer todo lo contrario”.

Por lo que usted dice, sí hubo cambios en el Departamento de Estado que generaron este cambio en la política exterior para Centroamérica.

– Sí. Salieron varios, pero se quedaron muchos. La burocracia no solo consiste en los embajadores, también depende de las personas que ocupan rangos altos y medios.

¿Los cambios en política exterior y migratoria de Estados Unidos respecto a Guatemala se encuentran relacionados a la contienda electoral en EE. UU.?

– Yo creo que surge porque fue un tema en las elecciones de 2016 y el presidente Donald Trump ha dicho muy claro que esto continuará siendo el tema para el periodo preelectoral hasta las elecciones del próximo año.

¿Podría explicar por qué Estados Unidos enfoca en Guatemala todas las presiones para solucionar el tema migratorio de Centroamérica?

– Creo que es por su posición geográfica. Es porque antes de llegar a México, todos los migrantes pasan por Guatemala. También están enfocados en Guatemala, porque es fuente de migración y piensan que con ciertas medidas en Estados Unidos, como nuevas reglas para el asilo, pueden crear instrumentos para detener la migración.

El Gobierno de EE. UU. está algo equivocado, creo que no va a tener el efecto disuasorio tal como piensan, tendrá algún efecto, pero también va a inducir a muchas personas a emigrar clandestinamente y a mantenerse en la clandestinidad como se hacía antes.

Usted mencionaba en su respuesta anterior, que la estrategia en el “Acuerdo de Tercer País Seguro” para frenar la migración va a funcionar, ¿por qué cree eso?

– Entiendo que debemos tener reglas para la migración y se deben aplicar e implementar de forma correcta. Me parece que el intento, que ahora se llama Acuerdo de Cooperación de Asilo, sí va a tener efecto disuasorio, va a bajar la migración, pero también mucha gente va a intentar nuevamente migrar, solamente que esta vez no se van a presentar ante el agente de la Patrulla Fronteriza, sino que van a entrar clandestinamente y mantenerse en la clandestinidad y eso va a generar otros problemas en Estados Unidos.

La tendencia actual del Gobierno estadounidenses, es pensar menos en soluciones de largo plazo que requieren bastante atención e inversión.

Yo creo que la solución para EE. UU., no solo es aplicar las leyes migratorias, sino que tiene que hacer algo en cooperación con los gobiernos de la región y uno de los factores será tratar de hacer algo para controlar la corrupción y mejorar el Estado de Derecho en los países del Triángulo Norte de Centroamérica. 

En la administración de Barack Obama, el enfoque fue apoyar en la lucha contra la corrupción en Guatemala, como forma de reducir la migración…

– También este enfoque lo tuvo el expresidente George W. Bush.

¿Por qué en esas dos administraciones se creía que el apoyo a la lucha contra la corrupción era parte de la solución para reducir la migración y por qué ahora eso ha cambiado?

– Yo creo que esto cambió por una combinación de depender de las decisiones, casi personales, de asesores cercanos a la Casa Blanca, en vez de utilizar la burocracia del Gobierno estadounidense y estudiar opciones de los pros y los contras de la política exterior sobre la migración.

También creo que hay una tendencia, en cierto círculos de la Casa Blanca, en decir que: “Si lo hacía Bush, no necesariamente estamos de acuerdo. Y si lo hacía Obama, vamos a hacer todo lo contrario”.

Por lo que usted dice, sí hubo cambios en el Departamento de Estado que generaron este cambio en la política exterior para Centroamérica.

– Sí. Salieron varios, pero se quedaron muchos. La burocracia no solo consiste en los embajadores, también depende de las personas que ocupan rangos altos y medios.