Lunes 9 DE Diciembre DE 2019
Nación

Guatemala y EE. UU. aplican el proceso de deportaciones expeditas

Con este nuevo modelo de deportación, es Estados Unidos el que determina la ciudadanía de las personas que serán enviadas a Guatemala. En caso que el individuo retornado al país no sea guatemalteco, serán las autoridades del Gobierno las que solucionen ese problema.

 

Fecha de publicación: 21-08-19
Timothy Robbins, director adjunto de la División de Control y Operaciones de Deportaciones de Estados Unidos.
Por: CINDY ESPINA cespina@elperiodico.com.gt

El Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (EE. UU.) comunicó que desde mediados de julio, ese país norteamericano y Guatemala comenzaron a ejecutar un nuevo proceso de deportación “expedita”.

Según el Departamento de Seguridad Interna, será Estados Unidos el que determinará la ciudadanía de los deportados y, si en caso existiera algún problema respecto al origen del individuo retornado al país, será Guatemala la que se encargue de resolverlo, una vez la persona se encuentre en territorio guatemalteco.

Desde hace apróximadamente un mes, los consulados de Guatemala en áreas fronterizas de EE. UU. ya no emiten el documento que servía para confirmar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que las personas deportadas son ciudadanos guatemaltecos. Los oficiales del Ministerio de Relaciones Exteriores en los consulados tampoco realizan las entrevistas a los migrantes, en las cuales les brindaban ayuda.

LAS DEPORTACIONES

Durante el año fiscal 2019 –que inicia en octubre en Estados Unidos–, el ICE ha deportado a 49 mil guatemaltecos, dijo Timothy Robbins, director ejecutivo adjunto de la División de Control y Operaciones de Deportaciones, quien arribó ayer por la mañana al país en el mismo avión que trasladó a 120 familias repatriadas a Guatemala.

Según Robbins, el número de retornados de este año superará las 50 mil deportaciones registradas en 2018.

El Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos indicó que se ejecutan 30 viajes de deportaciones semanales hacia Guatemala, en los cuales los retornados son principalmente miembros de familia.

“Estamos desalentando a todos los ciudadanos de Centroamérica de emprender la peligrosa, y frecuentemente cara, travesía a Estados Unidos, pensando que permanecerán allá. Por demasiado tiempo, los contrabandistas les han dicho a los extranjeros que con solo llegar a la frontera o llegar con un niño, se les permitirá quedarse en Estados Unidos. Esto simplemente no es cierto”, expresó Robbins durante una conferencia de prensa que dio a un costado de la pista de aterrizaje de la Fuerza Aérea Guatemalteca, mientras los migrantes descendían del avión en el que eran deportados.

Ayer arribó al país un vuelo procedente de los Estados Unidos con 120 familias repatriadas, informó Migración.

EN BUSCA DE UN NUEVO ACUERDO

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. informó ayer, por medio de un comunicado, que el secretario interino Kevin McAleenan viaja hoy a Panamá para reunirse con el presidente electo del país, Laurentino Cortizo y “discutir la cooperación regional para enfrentar la migración irregular”.

El diario estadounidense The Washington Post señala que la administración de Donald Trump está tratando de llegar a un acuerdo con el Gobierno panameño que permita a los Estados Unidos enviar solicitantes de asilo desde África, Asia y otros lugares hacia Panamá.

El “Acuerdo del Tercer País Seguro” se aplicaría principalmente al número relativamente pequeño, pero creciente de solicitantes de asilo “extracontinentales” que llegan a Sudamérica antes de dirigirse al norte hacia Panamá, cita el medio de comunicación.

LOS DETENIDOS

En el año fiscal 2019, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha detenido a 177 mil 142 guatemaltecos. Esto significa un aumento del 300 por ciento en relación a 2018. En las fronteras del sur estadounidense, los guatemaltecos son la mayoría de los migrantes detenidos y en segundo lugar se encuentran los hondureños.

300

Por ciento han aumentado, en 2019, las detenciones de guatemaltecos  por parte de la Patrulla Fronteriza.