Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
Nación

“En términos de desarrollo humano el país tiene desafíos urgentes”

El coordinador de la oficina de los Informes Nacionales de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Gustavo Arriola, manifestó que es urgente que Guatemala cambie el modelo de desarrollo, debido a que el actual no muestra resultados que permitan que la población posea una calidad de vida estable.

Fecha de publicación: 18-08-19
Gustavo Arriola, coordinador de la oficina de Desarrollo Humano del PNUD.
Por: Evelin Vásquez

¿Cuáles son los avances y retrocesos en desarrollo humano del país en los últimos cuatro años?

–Existe un retroceso en el índice de desarrollo humano desde 2015. En síntesis, el retroceso es en materia educativa por el abandono escolar. En el tema de salud hay un estancamiento de la expectativa de calidad de vida saludable y una parálisis de crecimiento económico, a pesar de manejar muy bien la macroeconomía. Esto solo refleja que una parte de la población, que es una clase media, la está pasando mal pero aún mantiene cierto equilibrio. Pero el problema es la que encuentra en la informalidad y en pobreza extrema que llegó a ser la cuarta parte de la población. Hay comunidades enteras que no tienen medios de vida.

Con la mayor parte de índices en deterioro, ¿qué necesidades son urgentes para el nuevo Gobierno? 

–En términos de desarrollo humano el país tiene desafíos urgentes. Si no se hace nada en un corto plazo, el país está comprometido. Debe haber un acuerdo de las clases políticas y de la sociedad en su conjunto. Lamentablemente el sistema político está muy debilitado debido a que hay restricciones operativas de plantear presupuestos eficaces. Por ejemplo, se necesita restaurar el modelo de servicio civil. También este país sin una reforma fiscal no puede salir adelante. El gasto social en América Latina es del 18 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto), en Guatemala alcanza el 7 por ciento. 

¿Se puede agudizar la situación en el país? 

–Hay que hacer las cosas distintas. Tienen que existir cambios muy profundos del Estado, una reestructuración de las entidades. La democratización está comprometida. El desafío lo tiene la próxima legislatura, si no, podemos estar viendo problemas más graves en unos cuatro a cinco años en desarrollo humano. Ya lo hemos visto en Honduras, si no se hace nada puede ser que vayamos por ese camino.

¿Guatemala podrá sobrellevar el acuerdo de Tercer País Seguro? 

–Este acuerdo tiene muchos matices: primero es violatorio de los derechos humanos y de las relaciones internacionales porque hay una presión de un país fuerte a un débil de algo que no es responsable. Guatemala no tiene la capacidad de manejar un problema como este, sobre todo de refugiados que tienen características de derechos humanos delicadas. Tenemos una gran población en pobreza extrema y recibir población vulnerable es desafiante.

Vulnerabilidad latente

El último informe de PNUD sobre pobreza multidimensional señala que en Guatemala el 59 por ciento de la población se encuentra en pobreza monetaria y un 23 por ciento en pobreza extrema. Sin embargo, los índices se elevan sobre la pobreza multidimensional que alcanza al 66 por ciento de las personas y al 30 por ciento en pobreza extrema.