Lunes 16 DE Diciembre DE 2019
Nación

TSE fortalece procesos informáticos y pide mantener fiscalización

El Tribunal Electoral realizó ayer dos simulacros en el centro de cómputo, ubicado en el Parque de la Industria. 

Fecha de publicación: 11-08-19
Los magistrados informaron ayer a los fiscales de los partidos que cualquier anomalía la impugnen de inmediato.
Por: Cindy Espina y Evelin Vásquez  elPeriódico

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) realizó ayer un simulacro para probar la capacidad de reacción que tiene en el centro de cómputo, en caso ocurra un corte de energía eléctrica así como la capacidad de restauración y modificaciones que se hicieron al sistema informático que se utilizará para transmitir los resultados de la elecciones presidenciales. 

La magistrada María Eugenia Mijangos indicó que quedaron solucionados los errores que se cometieron durante el proceso de las elecciones generales. “Fueron errores informáticos en los resultados preliminares y no en las actas emitidas por las Juntas Receptoras de Votos”, indicó  la magistrada. 

El Ministerio Público aún mantiene la investigación sobre las fallas detectadas en el sistema informático del proceso electoral anterior. El titular interino de la Fiscalía Contra Delitos del Ministerio Público (MP), Rafael Curruchiche, dijo que existe la posibilidad que la próxima semana soliciten el retiro de antejuicio en contra de los magistrados del TSE. 

Nuevos procedimientos

Las Juntas Receptoras de Votos (JRV) deben desdoblar la papeleta blanca para mostrar que esté numerada, sellada, firmada y no utilizada para disminuir las denuncias que se realizaron durante la primera vuelta.

El Tribunal Electoral permitirá que los fiscales de los partidos Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Vamos ingresen a los centros de votación previo al proceso electoral. Además que permanezcan en la mesa para chequear el desarrollo del mismo y tomar fotografías de las actas finales en el escrutinio. La magistrada María Eugenia Mijangos agregó que los fiscales podrán impugnar boletas en cualquier momento del proceso electoral ante alguna anomalía, no obstante se tendrá tres días después para hacer audiencias de revisión. 

Julio Solórzano, se enfocó en recalcar a los partidos políticos, que la única forma permisible para manifestar un desacuerdo en el conteo de votos, es impugnar ante las JRV. 

“Se ha instruido a las JRV, tanto municipales como departamentales, que el principio principal es la viabilidad del ejercicio de la fiscalización. Se debe permitir a los fiscales de las Juntas, como a los de informática, que cumplan con sus funciones. Existe una total apertura para la fiscalización”, expresó Solórzano. 

Otro de los cambios fue la actualización del Sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (Sitrep). El director de Informática del TSE, Benjamín Rosales explicó que a su llegada el error “patrón 21” ya estaba eliminado. 

“El sistema está garantizado, es propiedad del TSE. Se hizo la reestructuración de los datos para que sea más ágil”, agregó. A diferencia de la primera vuelta los digitadores deberán escanear las actas finales antes de ingresar los registros al sistema electrónico. 

El software fue elaborado por el TSE con la participación de profesionales externos. No utiliza Internet sino una Red Privada Virtual (VPN, por sus siglas en inglés) que provee la empresa de telecomunicaciones para ampliar la cobertura hacia los municipios lejanos. 

Conflictividad
El presidente del TSE, Julio Solórzano, pidió a la población no “dejarse llevar” por campañas de desinformación que circulan en las redes sociales, ya que no ayudan al desarrollo pacífico de las votaciones.

Ayer hubo varios puntos de conflicto, uno de ellos fue en La Tinta, Alta Verapaz, en donde el presidente de la Junta Departamental fue amenazado. Según el TSE, este hecho fue controlado por la Policía Nacional Civil y el Ministerio Público.

Recomendaciones
La Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) realizó un expertaje para verificar el Sitrep. Las recomendaciones fueron instalar el centro de datos con cuatro a cinco días previos, cambiar el protocolo de digitalización, realizar un simulacro involucrando a los fiscalizadores y entidades internacionales, documentar los procesos y ejecutar una auditoría forense. Mijangos señaló que el software funciona pero no se descarta la posibilidad de efectuarlo. “Nos comunicamos con una firma de auditores pero nos piden de cinco a seis meses y la completa disponibilidad de la dirección de informática. En estos momentos era imposible”, manifestó.