Martes 10 DE Diciembre DE 2019
Nación

Fondos para combatir desnutrición no han aumentado en nueve años

Un estudio realizado por Oxfam reveló que la tasa de desnutrición crónica creció 6.9 por ciento entre 2016 y 2019, en siete municipios de Chiquimula y Baja Verapaz.

 

Fecha de publicación: 05-07-19
Por: E. VÁSQUEZ / L.PAREDES elPeriódico

 

En 2016, el gobierno de Jimmy Morales creó la Comisión Presidencial para la Reducción de la Desnutrición Crónica que fijó como meta para 2019 reducir la desnutrición crónica en 10 puntos porcentuales en niños menores de dos años, con prioridad en la niñez indígena y de áreas rurales.

Para cumplir con la promesa la Comisión estableció un plan de trabajo en los departamentos de Alta Verapaz, Huehuetenango, Quiché, Chiquimula, San Marcos, Totonicapán y Sololá. La meta del Ejecutivo era reducir la desnutrición de 41.7 por ciento a 31.7 por ciento.

Pero las acciones no reflejan un impacto. Según un monitoreo realizado por Oxfam en Chiquimula y Baja Verapaz, la desnutrición aumentó de 60.9 por ciento en 2016 a 67.8 por ciento en 2019.

Juan Carlos Carías, titular de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), indicó que la Comisión se centró en la divulgación y concienciación de qué es desnutrición y quiénes la padecen. Junto a esto el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) entregó bonos condicionados a las familias por Q300 cada tres meses.

INVERSIÓN EN ALIMENTACIÓN

El Gasto Público en Seguridad Alimentaria y Nutricional (GPSAN) tuvo una tendencia decreciente a partir de 2011 hasta llegar a un 0.94 por ciento en 2016. La caída del GPSAN se revirtió en 2017, en parte, por la aprobación de la Ley de Alimentación Escolar, según indicó Ricardo Barrientos, economista sénior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

Barrientos dijo que la medida es insuficiente porque no alcanza a los menores que están en la Ventana de los Mil Días que abarca hasta los 24 meses, que es crítica para reducir el riesgo de desnutrición crónica. Además, no toma en cuenta que existe una alto número de niños y niñas que están fuera del sistema educativo.

RETOS

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Guatemala en su reciente informe BIDeconomics señala que uno de los principales desafíos para el país es reducir la salud materna e infantil. La organización enfatiza que la desnutrición coloca en riesgo la salud, educación y oportunidades laborales de la población. Las consecuencias se transfieren en ser un país menos competitivo, productivo, con la capacidad de adaptación y mantener ingresos inferiores de capital.