Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Nación

Oxfam: Dinero para compra de aviones podría financiar alimentación para 40 mil niños en riesgo de desnutrición crónica

Entre 2016 y 2019 la desnutrición crónica se incrementó en un 6.9 por ciento en siete municipios de Chiquimula y Baja Verapaz. Guatemala es la nación con la tasa de anemia infantil más alta en Latinoamérica y la sexta del mundo.

Fecha de publicación: 04-07-19
Fotos: Elías Rodríguez
Por: Luisa Paredes / elPeriódico

Los Q210 millones que el gobierno de Jimmy Morales pretende invertir en la compra de dos aviones militares argentinos servirían para financiar por un año la alimentación complementaria de unos 40 mil menores de edad en alto riesgo de padecer desnutrición aguda, reveló hoy Iván Aguilar, coordinador humanitario para Oxfam Guatemala.

Un informe presentado por la organización internacional reveló que de 2016 al 2019 aumentó en un 6.9 por ciento la desnutrición crónica en zonas del corredor seco, y que sirvieron para el análisis. Los municipios afectados son Cubulco, Rabinal y San miguel Chicaj en Baja Verapaz, así como Camotán, Jocotán, Olopa y San Juan Ermita en Chiquimula.

La tasa de reducción de esa anemia física en los últimos ocho años fue de medio punto porcentual anual. “Es muy baja por lo que hay estimaciones de que hasta en 100 años se conseguiría reducirla si se sigue a ese ritmo”, advirtió el experto. Señaló que Guatemala necesita aumentar su gasto en seguridad alimentaria para lograr avances significativos.

Inversión insuficiente

El Gasto Público en Seguridad Alimentaria y Nutricional (GPSAN) alcanzó cifra máxima histórica en 2010 en el gobierno de Álvaro Colom con el 1.78 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). A partir de 2011 decreció hasta llegar a 0.94 por ciento en 2016. La caída se revirtió en los siguientes años registrándose un 1.05 por ciento en 2017 y 1.17 en 2018.

El presupuesto vigente del GPSAN para el presente año es del 1.49 por ciento del PIB. Según lo explicado por Ricardo Barrientos, economista sénior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), la reversión de la caída del gasto público en seguridad alimentaria y nutricional se debe a la aprobación de la Ley de Alimentación Escolar.

Esta estableció una asignación de Q3 en 2018 y Q4 a partir de 2019 para alumnos de preprimaria y primaria. Sin embargo, dijo, la medida es insuficiente porque no alcanza a los menores que están en la “ventana de los mil días” que es crítica para reducir el riesgo de desnutrición crónica y que tampoco cubre a los niños y niñas que están fuera del sistema educativo.

Así, señaló que el 93 por ciento de los de tres años de edad no asisten a las escuelas, los cual significa que alrededor de 357 mil menores se quedan sin atención. Iván Aguilar comentó que Guatemala es la nación con la tasa de desnutrición infantil más alta en Latinoamérica y la sexta del mundo.

Por lo tanto, lo que preocupa es que los gobiernos no inviertan los recursos suficientes para atender este problema. “El país debería por lo menos duplicar la inversión para erradicar la desnutrición crónica”, manifestó en conferencia de prensa el representante de Oxfam.