Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
Nación

Edmond Mulet: de la ONU a la Presidencia

El exjefe de Gabinete de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), exjefe de los cascos azules de ONU –una fuerza de más de 130 mil hombres alrededor del mundo– y responsable de la Misión de ONU en Haití, después del terremoto, Edmond Mulet se presenta como candidato en estas peculiares elecciones presidenciales. Su carrera diplomática la forjó por sus propios méritos, aunque siempre cercano de expresidentes o líderes políticos como Alejandro Maldonado Aguirre y Jorge Carpio Nicolle. En su actual círculo político figuran nombres de personas conocidas por su cercanía con Alfonso Portillo.

Fecha de publicación: 12-06-19
El aspirante presidencial se ha destacado como diplomático y funcionario de la ONU.
Por: Investigación investigacion@elperiodico.com

Edmond Auguste Mulet Lesieur, presidenciable del Partido Humanista de Guatemala (PHG), fue alumno de Alejandro Maldonado Aguirre; brazo derecho de Jorge Carpio Nicolle en Unión del Centro Nacional, partido que irrumpió a principios de la década de los ochenta, como un partido de centro, de grandes convicciones democráticas, precisamente en un momento en que no existían grises en el escenario político y los guatemaltecos estaban sentenciados a ser de la derecha o de la izquierda, en medio de un contexto de radicalización, polarización y extremismos ideológicos. Abogado y amigo de Jorge Serrano Elías; colega de Álvaro Arzú y de Ramiro de León Carpio, seguidor de Alejandro Maldonado, cuando militaron en el ala profesional del partido Movimiento de Liberación Nacional (MLN) y luego en el Partido Nacional de Renovación (PNR) que fundaron junto a Álvaro Arzú y a Jorge Canale Nanne.

Edmond Mulet, un hombre discreto, humilde, amable, cortés, serio, eficaz e inteligente, no obstante su perfil bajo, ha sido un connotado y prominente diplomático y funcionario de la Organización de las Naciones Unidas. Su mayor éxito, según él, ha sido liderar las investigaciones para denunciar el uso de armas químicas por parte del gobierno de Siria en contra de su población.

Su carrera se inició a mediados de los años setenta, cuando se unió al grupo de profesionales del Movimiento de Liberación Nacional (MLN), el partido que abanderó en los años cincuenta el derrocamiento de Jacobo Árbenz, y que también formó a futuros líderes políticos que, tras varias décadas, se convirtieron en presidentes (Ramiro de León Carpio, Álvaro Arzú y Alejandro Maldonado Aguirre).

Su gran mentor político fue Alejandro Maldonado Aguirre, diputado, ministro, embajador y presidente en 2015, con quien se inició en la política.

Durante esos años, Mulet se desempeñó como periodista, primero en el Diario de Centro América (DCA) del cual su padre, Augusto Mulet Descamps, era el director, y luego en el Semanario Alerta, fundado por su progenitor.

En agosto de 1977, se graduó de Abogado y Notario en la Universidad Mariano Gálvez. Poco tiempo después, en un incidente sin consecuencias, fue detenido por la Policía Nacional, presuntamente por falsedad ideológica, señalado de participar en una organización para realizar adopciones.

Una investigación de Plaza Pública recuperó documentos que narran este episodio de su vida: Mulet pagaba por cuidar a los niños y para alimentarlos, mientras se llevaba a cabo el proceso de adopción. El candidato presidencial aseguró que esto no fue cierto y que sus actividades siempre estuvieron enmarcadas en la ley de aquel entonces, y que todo esto fue resultado de una labor humanitaria. El caso fue cerrado y no hubo condenas.

Mulet desarrolló una exitosa carrera política y diplomática. En 1985 fue electo diputado constituyente por el partido Unión del Centro Nacional (UCN) y reelecto en 1990. En 1992, fue electo presidente del Congreso gracias al apoyo político que el partido oficial Movimiento de Acción Solidaria (MAS) y la Democracia Cristiana (DC) otorgaron a la UCN y a Jorge Carpio Nicolle. Paulatinamente, esta alianza llegaría a conocerse como la trinca infernal (UCN-MAS-DC).

Mulet desempeñó el cargo de presidente del Congreso por un año, hasta enero de 1993, cuando el presidente Jorge Serrano lo nombró embajador de Guatemala en Washington D.C., cargo que ejercería hasta 1996, al terminar el gobierno de Ramiro De León Carpio. El 25 de mayo de 1993, Serrano decidió dar un autogolpe y disolvió el Congreso y nombró nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, hechos en contra de la Constitución, que llevaron a Mulet a renunciar y tomó el control de la embajada en nombre de la Resistencia Internacional Guatemalteca y desde allí coordinó el apoyo exterior a las fuerzas democráticas que restituyeron el orden constitucional en Guatemala.

En enero de 2000, el presidente Alfonso Portillo lo nombró embajador de Guatemala ante la Unión Europea, Bélgica y Luxemburgo, cargo que ejercería hasta 2005.

En 2006, la Organización de Naciones Unidas (ONU) lo nombró, luego de superar un proceso de reclutamiento muy riguroso, como Representante Especial del Secretario General de la ONU y jefe de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH) y un año después fue nombrado Subsecretario General encargado de todas las Operaciones de Paz.

El 12 de enero de 2010 Mulet regresó a Haití luego del terremoto, en el que fallecieron el jefe de la MINUSTAH y 102 trabajadores de la ONU, ejerciendo el cargo por 17 meses más.

En junio de 2011 regresó a Nueva York como Subsecretario General Adjunto de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas (ONU) a nivel mundial, siendo el responsable de supervisar hasta 22 misiones en Asia, Europa, Medio Oriente y África, sumando 126 mil personas (93 mil militares, 15 mil policías y 18 mil civiles) y administrando un presupuesto anual de US$8 millardos.

 

Mulet junto a Pérez Marroquín, acompañado de sus simpatizantes.

En noviembre de 2015, Mulet fue ascendido como secretario general adjunto de las Naciones Unidas y jefe de Gabinete, cargo que concluyó el 31 de diciembre de 2016. Por sus méritos fue condecorado con la Orden Isabel La Católica por el presidente español Mariano Rajoy.

En abril de 2017 Mulet fue llamado por el nuevo secretario general, António Guterres, para volver a Nueva York y encabezar el Mecanismo para Investigar el Uso de Armas Químicas en Siria, que había sido creado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Mulet constituyó un grupo de trabajo científico y técnico del más alto nivel mundial, junto con químicos, epidemiólogos, expertos en balística y otros. Debió viajar a Damasco, Siria, y otros lugares para realizar la investigación. Presentó su informe al Consejo de Seguridad de la ONU a finales de 2017, demostrando que el mayor responsable del uso de armas químicas en Siria es el propio Gobierno, especialmente en el manejo del devastador sarín.

MULET Y SU CANDIDATURA PRESIDENCIAL

En 2015, Edmond Mulet fue cortejado por varios partidos políticos. La dirigencia de Creo lo invitó y visitó al menos dos veces en Miami, a donde llegó procedente de Nueva York para conversar sobre las posibilidades de su candidatura. El partido Todos y su secretario Roberto Alejos también lo buscaron como candidato a la Presidencia y a Alfonso Portillo como diputado. Es más, con oportunismo, el partido Todos, cuando Portillo regresó a Guatemala, luego de 70 meses en prisión en Estados Unidos por lavado de dinero, por medio de seguidores de su organización política, repartieron cintas blancas de una tela porosa en las que se leía “Mulet y Portillo”. Sin embargo, fisuras dentro de la agrupación política y las turbulencias de 2015 hicieron desistir a Todos de su proyecto unilateral.

Para las Elecciones Generales de 2019, Edmond Mulet aceptó la invitación del PHG y ha realizado una intensa, silenciosa, minuciosa, pero sobre todo, solitaria campaña por todos los rincones del país. Rudio Lecsan Mérida Herrera es el dueño de la ficha del PHG y su secretario general. De origen huehueteco, Mérida Herrera fue diputado del Frente Republicano Guatemalteco (FRG) y director de la Policía Nacional Civil (PNC) durante el gobierno de Portillo.

“EL SECO” PARA “VICE”

Jorge Pérez Marroquín, apodado el Seco, vicepresidenciable de Edmond Mulet, fue una pieza importante en el gobierno de Alfonso Portillo. Ocupó los puestos de Secretario de Comunicación; Secretario de Coordinación Ejecutiva de la Presidencia, cargo en el que administró una cuantiosa suma de presupuesto de Q750 millones. Según una nota de Prensa Libre, publicada en 2002, Pérez fue removido por presión de otros diputados del FRG. Además fue nombrado como Subinterventor, y luego como presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) por Portillo. Su designación terminó con la intervención realizada al Seguro Social como consecuencia del desfalco millonario en el que se acusa a Gustavo Herrera y otros miembros de la dirigencia del FRG, por el desvío de Q350 millones para la compra de terrenos sobrevalorados. El caso se cerró, pero recientemente fue reabierto por el Ministerio Público y la CICIG, ahora con acusaciones por lavado de dinero.

Durante el gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza, Pérez fue secretario privado del vicepresidente Rafael Espada. Según registros, Pérez laboró hasta abril de 2016 en la Corte de Constitucionalidad. Trabajó al menos hasta marzo de este año en la Universidad Rural de Guatemala, institución propiedad de Fidel Reyes Lee, dueño del Partido BIEN, que impulsó en estas elecciones de forma fallida a Portillo.

“Mi abogado”

En su libro La Guayaba tiene dueño el expresidente y prófugo de la justicia Jorge Serrano Elías retrata un episodio en el que se refiere a Mulet como un hombre en quien él confiaba. Durante la campaña de 1990, la UCN de Jorge Carpio Nicolle inició una campaña para desprestigiar a Serrano al acusarlo de tener demasiadas deudas. Al respecto, el expresidente escribió “Edmond Mulet, quien apoyaba al candidato presidencial Jorge Carpio Nicolle en ese momento, sabía la verdad porque trabajaba para mí. Su oficina estaba al lado de la mía, él era mi abogado, y él era el notario público que había revisado y puesto su sello en la mayoría de los documentos de préstamos”, se lee. En efecto, la oficina del actual candidato se encontraba en un edificio en la zona 4, al lado del espacio ocupado por Serrano. En enero de 1993, Serrano nombró a Mulet como embajador de Guatemala en Washington D.C. Tras el autogolpe, Mulet renunció simbólicamente del cargo y tomó posesión de la embajada y creó la Resistencia Internacional Guatemalteca Organizada, por medio de la cual se coordinó desde el exterior los esfuerzos antigolpistas. Tras su fallido operativo y ayuda de contactos internacionales, Serrano logró asilo político en Panamá. Mulet permaneció al frente de la embajada en Washington D.C. hasta 1996, luego de que fuera confirmado por Ramiro de León Carpio, nombrado presidente por el Congreso.