Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Nación

Despiden a bombero que murió combatiendo un incendio en Petén

El socorrista proveía el sustento a su familia y a sus seis hijos.

Fecha de publicación: 15-05-19
Por: Raúl Barreno Castillo / elPeriódico

SOLOLA – Familiares y amigos despidieron este miércoles a Vicente Julajuj Cortez, miembro de la Brigada de Respuesta a Incendios Forestales (BRIF) de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), que murió a los 41 años, durante el combate de un incendio en el cerro Lacandón, en el municipio de San Andrés, Petén.

Los pobladores del caserío Chuimanzana, aldea El Tablón, Sololá, se solidarizaron con Ana Isabel Mendoza Joj, esposa de Julajuj Cortez y sus seis hijos. La mayor tiene 14 años y el menor tres meses. Mendoza y Francisca Cortez Chipí, madre del socorrista, han manifestado  preocupación debido  a que subsistían con el sueldo de Julajuj Cortez.

Familiares del socorrista relataron que era  la primera vez que él viajaba a esa región del país. Sus superiores lo enviaron para apoyar a otras personas que intentaban apagar las llamas en la selva petenera.

Su compañero bombero, Óscar Alfredo Ajcalón, recuerda que nunca habían viajado fuera de Sololá y asegura que los siniestros en distintos bosques sololatecos, los mantuvieron ocupados desde enero a la fecha con 56 incendios forestales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Jamás nos habían enviado a un lugar en el que la temperatura era de 42 grados. Eso nos afectó a todos, a los diez bomberos de la brigada. El grupo de Vicente llegó el viernes pasado, cuando nosotros ya veníamos de regreso a nuestro departamento. Es obvio que las condiciones climáticas afectaron, el murió sofocado no solo por el fuego, sino por el clima extremo, era más de 42 grados centígrados”, asegura Ajcalón.

Los bomberos forestales de Sololá y Quetzaltenango estuvieron durante once días en aquella región. Algunos, con temor, aseguran que las autoridades no tomaron en cuenta esas condiciones.

Incluso, denuncian, “Nos dieron botellas de agua en mal estado”, aunque esto lo niegan las altas autoridades.

“Vicente salió el jueves de Sololá. Llegó el viernes con el otro equipo. Él estaba en buenas condiciones, porque subía volcanes, montañas y habían extinguido más de 50 incendios en Sololá desde enero de este año”, asegura Ajcalón.

Julajuj Cortéz cumplió 41 años el pasado 9 de febrero. El lunes 13 de mayo murió en el cerro Lacandón, en San Andrés Petén.

Su cuerpo lo trasladaron a su tierra natal desde el martes 14. En su casa, de paredes de adobe, de techo de lámina, en medio de sembradíos de milpa, de aguacates, de plátanos, fue velado por sus familiares, amigos de infancia,  compañeros de labores, y toda la comunidad de Chuimanzana.

Este miércoles, pasadas las 14:00 horas, después de haber compartido con las personas un plato de pulique, la comida tradicional de Sololá, llevaron su féretro por las veredas que colindan con su casa hacia la iglesia católica del sector Cakchikel donde oficiaron una misa de una hora. Después, en medio de una densa niebla, lo llevaron al cementerio general del cantón Chotaqaj, donde le dieron el último adiós.

 

Ana Isabel, a sus 35 años, solo espera que la institución donde laboraba su esposo le ayude a sacar adelante a sus hijos, Silvia Apila, de 14; Celia Diana, 13; Elena, 10; Israel Alex Josué, 10; Israel Vicente, 2; y Ana Candelaria, de 3 meses. Actualmente los más grandes estudian en las escuelas de Santa Teresita y Abraham Lincoln de Sololá. Todos tienen la esperanza de terminar sus estudios y hacerse cargo de la abuela Francisca y su mamá Ana Isabel.