Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Nación

Ministerio Público no se opone a inscripción de Zury Ríos Sosa como candidata presidencial

Concluye vista pública en la CC donde abogados y fiscal partidario reiteran que ella es objeto de discriminación por ser mujer.

Fecha de publicación: 23-04-19
Foto: Walter Peña Por: Tulio Juárez / Con información de Evelyn Boche

El Ministerio Público (MP) ha indicado este martes ante la Corte de Constitucionalidad (CC) que el Artículo 186 de la Constitución Política no es aplicable a Zury Maité Ríos Sosa como candidata presidencial, ya que su padre –José Efraín Ríos Montt– no es Jefe de Estado y, además, ya no vive.

Por lo tanto, expresó el fiscal Luis Gordillo durante su intervención en la vista pública, es válido retirar la apelación que la institución planteó en contra de la inscripción de la hija del fallecido General de Brigada, por cuanto en caso contrario se le vedaría el derecho constitucional a participar electoralmente.

Explicó que la taxativa prohibición contenida en la Carta Magna –para los descendientes en línea directa de un gobernante de facto– no se aplica en este caso concreto, porque no establece que sea para períodos subsiguientes–. La CC  tiene cinco días para analizar y resolver lo conducente luego de la diligencia de hoy.

En la vista pública, tanto Ríos Sosa como sus abogados y el fiscal electoral del partido Valor, Luis Rosales, expusieron ante los magistrados que ella es blanco de discriminación por su condición de mujer y no ser legal y finalmente inscrita como candidata presidencial para los comicios del domingo 16 de junio próximo.

Entre los ejemplos mencionados en la actividad iniciada por el secretario general Martín Guzmán al leer los antecedentes de la apelación, figuran Jacobo Árbenz Vilanova –hijo del expresidente Jacobo Árbenz Guzmán–, Marco Vinicio Cerezo Blandón –hijo de Marco Vinicio Cerezo Arévalo– y Lionel Sisniega Otero.

Al argumentar, Ríos Sosa subrayó que ya participó anteriormente como candidata en las votaciones de 2015 con fundamento en el derecho de elegir y ser electa, por lo cual su postulación no podía ser cuestionada esgrimiendo la prohibición constitucional para parientes de caudillos o golpistas.