Viernes 23 DE Agosto DE 2019
Nación

Blanca Stalling falla en pretensión de separar a la CICIG del proceso penal en su contra

También le rechazan petición para que audiencia fuese declarada bajo reserva.

Fecha de publicación: 19-03-19
Por: GELDI MUÑOZ PALALA elPeriódico

La suspendida magistrada Blanca Aída Stalling Dávila no ha logrado este día que el juez Víctor Cruz Rivera aceptara su solicitud de separar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), por lo que sigue como querellante adhesiva, ni que declarara la reserva del caso a fin de que únicamente las partes procesales estuvieran presentes en la audiencia de este día.

El Ministerio Público (MP) y la CICIG le sindican de tráfico de influencias –hecho al entonces juez Carlos Giovanni Ruano Pineda, para que otorgara medidas sustitutivas al hijo Otto Fernando Molina Stalling, quien era juzgado por el caso de fraude conocido como IGSS-Pisa y el delito de resistencia (al arresto) con agravación específica y uso de armas de fuego.

El juzgador la denunció a finales de 2016 ante instancias superiores de la Corte Suprema de Justicia (CSJ). En la diligencia celebrada hoy y en la que se resolvería si sigue detenida,Stalling Dávila intentó repetidamente al igual que su abogada Delmi Castañeda que fuera efectuada bajo reserva para no afectar la dignidad de la procesada. Se declaró improcedente.

Luego, la defensora quiso que Cruz accediera a retirar a la mandataria de la Comisión Internacional, Claudia González, con el argumento de que el presidente Jimmy Morales emitió en su momento un acuerdo mediante el que su gobierno dio por terminada la vigencia de esa instancia, a lo que la delegada respondió que la Corte de Constitucionalidad (CC) anuló tales disposiciones unilaterales.

Por lo tanto, continúa siendo querellante adhesiva. Asimismo, Stalling protestó por haberse divulgado en el juzgado la clase de exámenes a que fue sometida por especialistas del Inacif y, aparte, por médico privado: –uno físico y dos psicológicos–. Al respecto adujo que era vulnerada su privacidad, pero Cruz estimó que no era así porque no se anunciaban los diagnósticos.