Domingo 13 DE Octubre DE 2019
Nación

Familia reúne dinero para repatriar a joven mujer migrante

Fecha de publicación: 11-03-19
Por: Raúl Barreno Castillo para elPeriodico

Quetzaltenango. Vilma Marisol Vail Jiménez, de 16 años, nació en el sector Los Vaíles, del municipio de Cajolá. Desde la semana pasada empacó sus maletas, cerró la venta de flores con que subsistía en la cabecera local y emprendió el viaje rumbo al Norte.

 

 

 

Su destino era Altlanta, la capital del estado de Georgia, Estados Unidos, con la esperanza de ayudar a su familia. Su papá, según recuerdan sus familiares, enfermó y ella sintió la obligación de ayudar a sus dos hermanos menores para sacarlo adelante. Para eso debía buscar una opción mejor para ganar dinero y salir adelante. Vio en Estados Unidos, como muchos otros pobladores de este municipio, ubicado a unos 20 kilómetros de la cabecera de Quetzaltenango, el lugar ideal para hacerlo. Vaíl Jiménez es la mayor de tres hermanos y optó por asumir la responsabilidad. Sin embargo, no todo salió como ella esperaba.

 

 

 

La familia en el sector Los Vailes esperaba noticias de su llegada a Estados Unidos, sin embargo, la información jamás llegó y lo único que recibieron fue una trágica noticia. Los sueños de la joven se truncaron en territorio mexicano durante el accidente de un camión que ocurrió en una carretera entre el municipio de Solayó y la represa Chicoasén, Chiapas, México. Vaíl Jiménez es una de 23 victimas mortales de este hecho. 29 migrantes centroamericanos, la mayoría de Guatemala, iban en este transporte.

 

 

 

Desde ese instante vecinos y familiares se organizaron para trasladar su cadáver y hacer una colecta para obtener los gastos funerarios. Los vecinos de Cajolá y de los lugares circunvecinos amanecieron con la noticia en las emisoras locales donde solicitaban ayuda para traer el cuerpo a su país.

 

 

 

Bruno de León, vecino de Cajolá Chiquito, llegó a dejar su contribución, y comentó sobre el porqué la gente se va del país.  “Se van al Norte porque en el pueblo no hay trabajo, no tienen casa y terreno y buscan estar mejor”. “Es lamentable que la gente se vaya, pero hay mucha necesidad y no hay oportunidades”, agregó.

 

 

 

Arnulfo Vail, uno de los organizadores de la colecta, resaltó que a diario la gente se va de allí “como si  estuviera huyendo del municipio. La escasez está a la orden día ya que no tienen oportunidades de trabajo y de seguir estudiando”, explica.

 

 

“Mi sobrina fue una de las víctimas. Estas son las consecuencias de la corrupción, porque en las comunidades se limitan las oportunidades. Decidimos ayudar porque la gente, a pesar de sus limitaciones, es generosa”, explicó.

 

 

La colecta se llevó a cabo este lunes y continuará el martes en el parque central de Cajolá.