Lunes 19 DE Agosto DE 2019
Nación

Arrecifes enfrentan amenazas por contaminación

El Arrecife Mesoamericano, la segunda barrera más larga del mundo y hogar de especies marinas, enfrenta su mayor amenaza, el blanqueamiento.

Fecha de publicación: 10-03-19
Crédito: Fundación Albatros.
Por: Ana Lucía González

Este 10 de marzo se celebra el día del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), la barrera coralina más grande del Océano Atlántico, que constituye el hogar de cientos de especies marinas. Un ecosistema valioso que se enfrenta a las amenazas de la contaminación y el desarrollo económico de las comunidades cercanas.

La fecha de esta celebración surge de la Declaración de Tulum, México, suscrita en 1997 donde los mandatarios de los cuatro países que lo conforma, México, Guatemala, Belice y Honduras, firmaron un compromiso para la protección y conservación de la barrera coralina.

Este sistema arrecifal se extiende a lo largo de más de mil kilómetros de la costa Atlántica. “Un lugar clave para la biodiversidad, incluyendo tortugas marinas, más de 60 tipos de corales y 500 especies de peces en peligro de extinción”, de acuerdo con World Wild Fund.

Según un estudio de la organización Healthy Reefs en 2018, el sistema de salud del Arrecife Mesoamericano se encuentra en un estado “regular”, con un índice de 2.8 en un máximo de 5 puntos. Al evaluar a cada uno de los países miembros, Guatemala fue el peor calificado con 2, según gráficas con indicadores de 30% en estado crítico, y de 70% mal. Esto debido a la reducción de peces comerciales y herbívoros donde el país tuvo el mayor porcentaje. Parte de la problemática se atribuye a la alta contaminación del río Motagua, explica el informe.

Crédito: Fundación Albatros.

Menos plásticos para combatir las macroalgas

Los arrecifes de coral son ecosistemas altamente diversos. Funcionan como una especie de vivero y estabilizadores de las zonas costeras al resguardar especies de importancia ecológica y comercial, además de proporcionan alternativas de empleo e ingresos para las comunidades aledañas, según la organización Fondo SAM.

Actualmente, los arrecifes de la región se enfrentan a una serie de amenazas físicas directas como lo son el desarrollo incesante de las costas, lo que trae consigo la destrucción de manglares y el aumento de la sedimentación, los plásticos y desechos que llegan al mar y afectan a la fauna marina, la contaminación por aguas residuales de las comunidades que terminan en los océanos. Además, la escorrentía agrícola, sedimentos y restos químicos que fluyen a las costas marinas, el crecimiento desmedido de macroalgas que asfixian a los corales. Otros factores como la pesca excesiva que reduce poblaciones de especies marinas clave y el cambio climático, que ocasiona el aumento de la temperatura del agua.

Detener la contaminación es una de los mayores retos para salvar estos arrecifes, comenzando con el uso de fosas sépticas o biodigestores, según recomendación del Fondo SAM. Además, proteger los manglares y pastos marinos, pues son filtros costeros naturales.

Se sugiere además el uso de bloqueadores solares biodegradables, evitar el uso de plásticos desechables y no comprar ni consumir peces loro (familia Scaridae), los cuales son un valioso aliado para combatir las macroalgas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Etiquetas: