Jueves 17 DE Octubre DE 2019
Nación

Ortega descarta adelantar elecciones, pero ofrece liberar a presos por protestas

Fecha de publicación: 09-03-19
Por: AFP

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, develó este sábado su agenda para las negociaciones con la oposición, en la que descarta adelantar las elecciones y ofrece liberar a los presos por las protestas antigubernamentales, en momentos en que el diálogo quedó en un “impasse” tras el retiro de la Iglesia católica.

Ortega divulgó sus propuestas para la negociación con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), con la que se busca poner fin a la crisis que vive el país desde el año pasado, luego que el episcopado anunciara que “no estaremos físicamente en el foro de negociaciones”.

Inmediatamente después, la ACJD -que agrupa a estudiantes, campesinos, empresarios y sociedad civil- dijo que reconsideraría su continuación en la mesa de diálogo.

Estos anuncios se produjeron luego de ocho jornadas de reuniones en las que la delegación del gobierno no dio a conocer sus propuestas para el proceso, lo que provocó dudas sobre las intenciones del gobierno en la mesa de diálogo.

El “impasse” debe servir para que el gobierno reflexione y comience a dar “signos de voluntad política” de que está interesado en superar la crisis, dijo el viernes el jefe de la delegación de la ACJD, el exdiplomático Carlos Tünnermann.

Propuestas gubernamentales
En un comunicado, el gobierno volvió a negar la posibilidad de adelantar las elecciones generales como reclama la oposición, “tomando en cuenta que las elecciones presidenciales y legislativas están establecidas para el 2021”.

En cambio, propuso fortalecer el tribunal electoral e implementar “las propuestas de reformas (…) que perfeccionen procesos electorales, libres, justos y transparentes”, recomendados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Asimismo, ofrece fortalecer las libertades y derechos, pedir a la comunidad internacional que no aplique sanciones al país y liberar a detenidos en las protestas antigubernamentales que estallaron en abril de 2018, dejando unos 325 muertos, 700 presos -aunque un centenar pasó a arresto domiciliario al iniciarse el diálogo el 27 de febrero- y miles de exiliados.

Las protestas comenzaron contra una reforma a la seguridad social pero ante la violenta represión oficial devinieron en una demanda de renuncia de Ortega.

Sobre la liberación de detenidos, el comunicado detalló que se trataría de aquellos “que aún no han sido juzgados”, mientras que en el caso de los ya procesados “se revisarán sus expedientes” para no generar “impunidad”.

Ortega indicó que se hará un llamado de apoyo a la comunidad internacional para “la implementación de los acuerdos finales de la negociación” y para “suspender toda sanción en contra del pueblo nicaragüense”.