Lunes 15 DE Julio DE 2019
Nación

Ex Subdirector de Inteligencia dirige la seguridad del OJ

Roberto Mota Bonilla era el segundo al mando de la Secretaría de Inteligencia Estratégica dirigida por Mario Duarte.

 

Fecha de publicación: 09-02-19
En el OJ se ha limitado el acceso a las oficinas de los magistrados de la Corte Suprema.
Por: RONY RÍOS rrios@elperiodico.com.gt

El ex subdirector de la Secretaría de Inteligencia Estratégica (SIE) y antiguo asesor del Ministerio de Gobernación (Mingob), Roberto Antonio Mota Bonilla, fue contratado en enero por la actual presidencia del Organismo Judicial (OJ) como asesor de seguridad.

Mota Bonilla, con un salario mensual de Q25 mil, llegó a sustituir al exdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Ángel Antonio Conte Cojulún, quien hasta diciembre de 2018 había asesorado en esa área a la institución de justicia.

Mota Bonilla será el encargado de dar seguimiento al plan estratégico de seguridad para todas las dependencias del sistema jurídico a nivel nacional, debe aconsejar al presidente Néster Mauricio Vásquez Pimentel, sobre cualquier requerimiento en temas de protección de los jueces, magistrados y personal de la institución.

Vásquez Pimentel no respondió a las llamadas que realizó elPeriódico, para responder sobre el procedimiento de contratación de Mota Bonilla; mientras que el portavoz del OJ, solicitó tiempo para gestionar la información.

En la hoja de vida de Mota Bonilla, se indica que posee experiencia como subdirector administrativo de la SIE y un doctorado en seguridad impartido por el general Ricardo Bustamante, el mismo posgrado recibido por el mandatario Jimmy Morales.

El ex Subdirector de la SIE, realizó la tesis de ese doctorado sobre la despenalización de las drogas en Guatemala; donde concluyó que se tienen que realizar reformas a las leyes y eliminar las sanciones al uso de estupefacientes con enfoque médico y psicológico.

Roberto Mota Bonilla sustituye a Ángel Conte Cojulún, como asesor en seguridad desde enero pasado.

Mota Bonilla era el segundo al mando de la SIE, la cual está dirigida por Mario Andrés Duarte García, quien hace 15 días ofreció devolver los Jeeps J-8 donados por Estados Unidos para brindar seguridad en las fronteras, después que los congresistas norteamericanos cuestionaran el uso que el Gobierno de Guatemala les estaba dando.

Los Jeeps J-8 fueron utilizados para patrullar frente a la sede de la CICIG y la embajada estadounidense, cuando el presidente Morales declaró persona no grata a Iván Velásquez.

Mota Bonilla, como subdirector de la SIE, debía analizar la recolección, interpretación y análisis de la información, “para tomar las decisiones oportunas y correctas al más alto nivel”.

LOS VÍNCULOS DE DUARTE

El director de la SIE, Mario Duarte está casado con Brenda Zaldaña Bustamante, hija de Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, oficial del Ejército condenado a 25 años de prisión por el Tribunal de Mayor Riesgo C, por su participación en la desaparición de Marco Antonio Molina Theissen.

Además, Zaldaña Bustamante es sobrina de Édgar Ricardo Bustamante Figueroa, exjefe de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad durante el gobierno del Partido Patriota, entre 2013 y 2015.

ASESORÍA EN EL MINGOB

El Mingob contrató a Mota Bonilla como asesor en el Cuarto Viceministerio de Tecnologías de la Información y Comunicación, entre el 3 de abril al 31 de diciembre de 2017 por Q125 mil 66.67; distribuido en pagos mensuales de Q14 mil.

Dentro de las cláusulas del contrato se contemplaba que Mota Bonilla debía asesorar al Viceministerio en los procesos de planeación, ejecución y monitoreo de proyectos de alta tecnología, acompañado de material didáctico y la capacitación para la elaboración de los documentos para implementar proyectos.

RESTRICCIONES DE ACCESO

Como parte de las medidas de seguridad adoptadas por el OJ desde enero pasado, se encuentra la limitación en algunos lugares a la Torre de Tribunales, centrando el ingreso por la entrada de personal. Además, la seguridad no permite el acceso a las oficinas de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), sin canalizar una solicitud por el departamento de comunicación de la institución.