Lunes 23 DE Septiembre DE 2019
Nación

En tierra de sismos y erupciones

El país está sujeto a una constante actividad volcánica y sísmica.

 

Fecha de publicación: 03-02-19
Por: Ana Lucía González

 

Hoy se celebran 43 años del terremoto que sacudió Guatemala en 1976 y que trajo consigo cerca de 25 mil muertes, miles de heridos y afectados por el movimiento telúrico. El pasado 1 de febrero, tan solo tres días atrás, se registró un fuerte movimiento sísmico de 6.8 grados en la escala de Richter.  A esto se une un volcán de Fuego que continúa en intensa actividad este año, razón de vigilancia constante entre los equipos del INSIVUMEH y la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), debido a la alarma que causa con frecuencia entre las comunidades cercanas.

Estar asentados en un territorio en constante actividad sísmica, además de una cadena volcánica que atraviesa el país con cuatro colosos que no descansan – Fuego, Pacaya, Santiaguito y Tacaná-, es parte del análisis del geólogo Javier Juárez, técnico del Insivumeh, y especialista en vulcanología, quien explica la dinámica de esta liberación de energía que se mantiene en  forma constante.

Tres placas tectónicas

Guatemala está asentada sobre tres placas tectónicas que, cual rompecabezas, atraviesan el territorio. Estas son la placa norteamericana, la del Caribe y una tercera que subduce (se introduce por debajo de ambas), la placa del Caribe.

Explica que esta subducción genera dos fenómenos. La primera es el vulcanismo. Una cadena volcánica que atraviesa de Occidente a Oriente, en donde los especialistas han identificado alrededor de 327 estructuras, llamadas “focos eruptivos”. De estos 39 entran en la categoría de volcanes y un posible 40, pendiente de evaluación.

El segundo fenómeno son los sismos. El constante frote entre la placa de Cocos y del Caribe, se debe a que la placa de Cocos es menos densa que la del Caribe. “Esto genera bastante tensión, cuando se logra liberar esta energía, genera  los distintos eventos sismos”, explica. La intensidad por la cual a veces sentimos un sismo más fuerte que otro depende de la subducción (profundidad) y el epicentro (punto donde se genera el evento).

Sobre la posible relación entre actividad volcánica y sísmica, Juárez indica que es posible, pero de momento se carece de evidencia. Cita el terremoto de Puebla, México en septiembre de 2017, en donde creyeron que el volcán Santiaguito entraría en una fase eruptiva pero no sucedió. “Nos hace dudar pero continuamos las investigaciones y el monitoreo para ver si hay una relación directa”, comenta.

Juárez enfatiza que la mayoría de jóvenes en el país no tiene memoria histórica ante eventos como el terremoto de 1976, por lo que resalta necesidad de formar mejor en educación preventiva ante los desastres naturales.  

 

Diferencias escalas de medición sísmica

  • Escala de Richter mide magnitud.
  • Escala de Mercalli mide intensidad.