Viernes 23 DE Agosto DE 2019
Nación

Así ocultó una mujer US$ 125 mil dólares de “el Fantasma” en Antigua Guatemala

Monroy junto a su esposa, Cynthia Jeannette Cardona Sandoval, fueron acusados de trasegar drogas en una Corte estadounidense y condenados a 21  y 11 años de prisión respectivamente.

Fecha de publicación: 24-01-19
Por: Redacción elPeriódico

La salvadoreña que colabora con la Fiscalía de El Salvador narró con lujo de detalles como ocultó el dinero en una camioneta, que era propiedad del narcotraficante confeso en Estados Unidos, Marlon Francesco Monroy Meoño, a pocas horas de que fuera detenido en La Antigua Guatemala en el 2016 , según presenta la publicación del medio salvadoreña La Prensa Gráfica.

Un operador del cártel de Sinaloa le advirtió a la mujer sobre un operativo antidrogas, entonces, el capo le ordenó esconder un carro cargado con dinero oculto en un doble fondo. Lea el artículo completo:

Lo primero que hizo Marlon Francesco Monroy Meoño, alias “el Fantasma” o “el Teniente”, aquella mañana del 30 de abril de 2016 fue correr hacia el cuarto de una salvadoreña que dormía en una de las habitaciones en una casa de una exclusiva residencial en la ciudad colonial de Antigua Guatemala.

Abrió la puerta a patadas y le dijo que debía levantarse y largarse rápido del inmueble. Le entregó mil quetzales en efectivo y las llaves de un vehículo que estaba estacionado afuera de la residencial y que tenía escondidos $125,000 en un compartimiento secreto.

Ella agarró algunas de sus cosas personales y los quetzales, se subió al carro y condujo hasta un hotel ubicado a pocos metros de la casa. “El Teniente” le advirtió antes de dejar la habitación que tenía que huir con el dinero porque “había caído un operativo policial en esa residencial”.

Minutos después, cientos de agentes antinarcóticos desplegados por tierra y hasta un helicóptero artillado capturaron al “Teniente”, uno de los mayores narcotraficantes de Guatemala que movía la droga por el Pacífico guatemalteco con la ayuda de un grupo de lancheros salvadoreños que trabajaban en el desembarque de lanchas cargadas con cocaína.

A ese grupo también pertenecía la salvadoreña que aquella mañana amaneció en la residencia de Antigua Guatemala que “el Teniente” utilizaba como base de operaciones para coordinar desde ahí nuevos desembarques de cocaína en la playa Monterrico y Puerto San José.

“Me dijo que salvara el dinero que estaba escondido en el carro, por eso me fui al hotel cercano y permanecí allí durante tres días esperando indicaciones de a quién entregar el carro cargado con ese dinero”, le contó a los fiscales esa salvadoreña, que formó parte de esa estructura, pero que decidió confesar el delito para evitar la cárcel.

Después de tres días, dijo, se comunicó con ella un guatemalteco integrante de la estructura identificado solo como Tedy, quien le dijo que debía entregar el carro a otro integrante del grupo conocido por el alias de “Barán”.

El testimonio de la salvadoreña, convertida en testigo criteriada e identificada en el proceso penal contra los lancheros de San Diego (La Libertad) como Artist, es parte de las pruebas que la Fiscalía General de la República (FGR) presentó contra los 27 imputados que colaboraban en el tráfico de cocaína con “el Teniente”, operador del cartel de Sinaloa en Guatemala.

Artist dijo que participó en 10 desembarcos de cocaína en el Pacífico guatemalteco entre 2015 y 2016; sin embargo, la fiscalía ha certificado que el grupo de lancheros también trabajó desde 2012 para otro contacto de Guatemala: Darwin Roderico González Delgado, alias “el Capi”, reclamado en El Salvador por este caso.

El día en que capturaron al “Teniente”, extraditado a Estados Unidos y condenado a 21 años de prisión en 2017 por una corte de Miami (Florida) por conspirar para traficar droga, pretendía reanudar los desembarques de cocaína en la playa Monterrico.

Por esa razón, le escribió un mensaje de texto a Artist para que viajara a Guatemala. Ella llegó el 29 de abril de 2016 al Banco Central de Guatemala, donde la llegó a recoger en un vehículo un enviado del “Teniente” para que la trasladara a la residencia de Antigua Guatemala.

Al llegar, Artist recibió la primera orden del narco guatemalteco: debía ir a un banco de la ciudad colonial a pagar el alquiler de unos ranchos de playa Monterrico como parte de los preparativos para un nuevo trasiego de cocaína en los próximos días.

“Fui a un banco de Antigua Guatemala en compañía de otra mujer, pagamos y regresé a esa casa. “El Teniente” dijo que estaba aburrido y que le fueran a comprar bebidas alcohólicas, eran tipo las 5 de la tarde. Ahí lo acompañamos en su fiesta un rato y después me fui a dormir”, recuerda la testigo.

Sin embargo, los preparativos para un nuevo desembarque solo quedaron en eso, porque al siguiente día fue capturado “el Teniente” en esa residencial donde los agentes de la Subdirección General de Análisis e Información Antinarcótica (SGAIA) localizaron una caja fuerte con 11 relojes de oro y dos cadenas. Además de 14 armas de fuego, 40 cartuchos de diferente calibre, 11 radios portátiles, 25 teléfonos celulares y abundante munición.

Cuatro meses antes de la detención del “Teniente”, las autoridades detuvieron a Ana Lucrecia Muñoz Ramírez, una de las colaboradoras del grupo. Fue arrestada en diciembre de 2015 en Guatemala mientras conducía una camioneta con placas salvadoreñas, cargada con $997,020. En un vehículo atrás viajaban Cynthia Jeannette Cardona Sandoval, esposa del “Teniente”, y otros tres hombres. Le encontraron varias armas de fuego.

Con “el Teniente” encerrado, el grupo volvió a trabajar para “el Capi” con la idea de reactivar el paso de droga por el Pacífico y mantener el suministro para el cartel de Sinaloa. Sin embargo, las autoridades salvadoreñas capturaron a los 27 lancheros en marzo de 2017, acusados de traficar cocaína desde Ecuador y Colombia hacia Guatemala.

La FGR ha logrado certificar que el grupo trabajó entre 2012 y 2015 bajo órdenes alternas del “Capi” y “el Teniente”, pero siempre para el cartel de Sinaloa, liderado por Joaquín “el Chapo” Guzmán. El juez especializado tiene programado dar el fallo contra los 27 lancheros el 30 de enero.