Domingo 20 DE Octubre DE 2019
Nación

“Veo una lucha entre partidos, una lucha entre candidatos más que una campaña electoral” Mario Guerra Roldán, expresidente del TSE.

Guerra Roldán fungió como magistrado del Tribunal Supremo Electoral (TSE) por más de 19 años. Fue también el primer director del Registro de Ciudadanos, y aunque ya está retirado, conoce de cerca el comportamiento de la política nacional. En esta entrevista el exmagistrado señala algunas debilidades de las organizaciones, los políticos y los candidatos; de cara a las próximas Elecciones Generales, cuya convocatoria está programada para la tercera semana de enero.

Fecha de publicación: 30-12-18
Por: Ferdy Montepeque

¿Cómo prevé la contienda electoral del próximo año?

– La situación seguirá igual porque son los mismos partidos, aunque algunos con otro nombre; pero detrás de estos están los políticos de siempre. Creo que la historia se va a repetir y tal vez será muy difícil escoger a una persona idónea para la Presidencia. Peor los diputados, porque casi son los mismos los que volverán a quedar, pertenecen al actual Congreso que es el más desprestigiado que ha tenido Guatemala.

¿Qué debilidades ve aún en el sistema político?

– No hay consistencia ideológica ni filosófica, a pesar de que las reformas a la Ley Electoral señalan como requisitos fundamentales una filosofía, los partidos no la tienen, ¿de dónde la van a sacar? Yo le aseguro que algunos no saben lo que significa.

No tienen programas de gobierno. Y esto no se trata solo de “vamos a construir escuelas y hospitales”, sino que el programa de gobierno es la conclusión del análisis sobre los problemas de Guatemala desde el punto de vista cultural y político. Soy partidario de un pluralismo político, pero el hecho que haya varios partidos no es pluralismo, sino que únicamente multiplicidad.

Los actuales partidos políticos no tienen las calidades para llamarse partidos; son grupos de personas con ambiciones políticas y personales que se reúnen y escogen un candidato o a la inversa, el candidato es el que forma el partido y escoge a sus colaboradores sobre todo a los que le puedan financiar su campaña electoral. Estamos con un panorama incierto, con nubarrones.

Cuando fue magistrado ¿tuvo sospechas de financiamiento ilícito en los partidos?

– En los tiempos de la llamada primavera de Guatemala de 1944 a 1954 los partidos políticos vivían de las cuotas que aportaban los afiliados. En nuestra administración tuvimos un caso de un candidato que invirtió el financiamiento público en su propia empresa, en vez de usarlo para los fines que debe servir.

Ahora es peor eso porque, aunque no ganen, muchos candidatos salen repletos de dinero con el financiamiento público. Como ahora el narcotráfico ha tomado mucha importancia, se ha establecido en muchos aspectos, se aprovechan también quienes se dedican al lavado de dinero para poder tener los fondos necesarios, no solo para la campaña y la promoción de sus candidatos, sino también para enriquecerse. Son raros los dirigentes políticos que al abandonar los puestos salen pobres.

¿Cómo ha visto el trabajo del actual Tribunal Supremo Electoral?

– Les ha hecho falta presencia y mayor autoridad porque los partidos, desde que yo estuve en el Tribunal donde permanecí 19 años, se notaba que los políticos trataban de anular y apoderarse del TSE y ahora más que nunca. Los políticos de antaño nos respetaban, no teníamos mayores problemas como los tiene ahora la actual magistratura.

En 2015 el TSE fue aplaudido por las sanciones a partidos, pero ahora lo han criticado por cancelar a unos partidos y otros no, ¿cree que esto es percepción o es que el TSE ahora es más blando?

– Han sido vacilantes (los magistrados). Por ejemplo, hace poco con la cancelación de un partido y la inscripción de uno nuevo estuvieron en una posición inestable y como que les costaba decidir lo correcto. Veo, además, una lucha entre los partidos que tratan de anularse unos a otros, es una lucha entre candidatos más que una campaña electoral.

Antes había cierta obediencia y respeto al Tribunal, no como ahora que están ensoberbecidos los políticos, sobre todo los que están en el Congreso y son irrespetuosos a las decisiones del TSE y todo aquello que incomode sus posturas.