Domingo 17 DE Noviembre DE 2019
Nación

Adjudican último tramo de carretera que dejó inconclusa Odebrecht

La obra de 34 kilómetros costará Q132 millones y se repondrá la cinta asfáltica sin ampliar a cuatro carriles la ruta.

Fecha de publicación: 19-12-18
Por: Cindy Espina Cespina@elperiodico.com.gt

El Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) finaliza 2018 con una millonaria adjudicación, la cual tiene un año de haber iniciado. Se trata del último tramo de la carretera que dejó inconclusa la constructora brasileña Odebrecht, en la CA 2 occidente, que va del puesto de cuarentena en Suchitepéquez (kilómetro 144) y termina en el puente Castillo Armas, Retalhuleu (kilómetro 178).

Los 34 kilómetros tendrán un costo de Q132 millones 412 mil y la empresa beneficiada es Asfaltos y Petróleos S.A. (Aspetro). Esta es la segunda vez que se licita el tramo, la primera adjudicación no se pudo finalizar debido a que los propietarios de una de las empresas que había sido seleccionada fueron involucrados en un caso de corrupción, y la otra firma que acompañaba el proyecto no tenía los años de experiencia que se requerían (ocho años).

Cambio de precios y diseño

El tramo aumentó de precio debido a los cambios de diseño que presenta. Según el viceministro de Infraestructura del CIV, José Fernando Morales, la diferencia –de hasta más de Q59 millones entre los eventos de licitación– es la ampliación a lo ancho de la cinta asfáltica, de 7.20 metros a 8.70 metros.

Morales indicó que el nuevo costo del proyecto también se debe al incremento del precio del diésel, que es el material que se utiliza para hacer cemento asfáltico. El viceministro explicó que a principio del año el galón del diésel era de Q16, pero que ahora está a aproximadamente Q22.

La carretera será de dos carriles, solo que con más espacio al centro para que los vehículos puedan rebasar sin tener mayor inconveniente con los vehículos que se dirijan en sentido contrario.

Cuando en diciembre de 2012 se suscribió el contrato con Odebrecht, el diseño establecía una carretera de cuatro carriles desde Cocales, Suchitepéquez, hasta la frontera con México, Tecún Umán, San Marcos. La obra nunca se concluyó y quedó detenida en junio de 2016, porque la constructora brasileña solicitaba un aumento en el costo total. El proyecto inicial con Odebrecht era de US$384.3 millones por 140 kilómetros.

Después de que Odebrecht aceptó haber sobornado a las autoridades del Partido Patriota (PP) para obtener ese proyecto, la obra se liquidó y la administración del presidente Jimmy Morales decidió que el tramo se dividiría en tres, los cuales solo tendrán una reposición de asfalto por tres diferentes constructoras.