Lunes 22 DE Julio DE 2019
Nación

‘Caucus hispano’ cuestiona capacidad médica del centro que recibió a Jakelin Caal

Congresistas estadounidenses piden en Nuevo México información sobre muerte de menor guatemalteca ocurrida bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

Fecha de publicación: 18-12-18
Por: Luisa Paredes / elPeriódico

Congresistas hispanos señalaron la existencia de fallas sistemáticas en la atención de migrantes en centros bajo administración de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (U.S. Customs and Border Protection, CBP, por sus siglas en inglés), luego de visitar hoy la estación fronteriza de Lordsburg, en Nuevo México, para pedir información sobre el caso de Jakelin Caal, la niña guatemalteca de 7 años que falleció estando en custodia de la agencia.

En conferencia de prensa, los miembros del grupo ‘Caucus Hispano’ señalaron que las instalaciones no contaban con el equipo médico adecuado para atender una emergencia, ni el personal con entrenamiento necesario para llevar a cabo la evaluación de la paciente.

Raúl Ruiz, congresista por el Distrito 37 de California y doctor de profesión, explicó que con un examen se hubiera podido determinar el estado de salud de la pequeña y si era seguro trasladarla a otro sitio cuando el recorrido tomaba unas tres horas. Dentro del autobús en el que se transportó a Jakelin tampoco había personal médico para prestarle asistencia.

Además, señaló que las instalaciones no disponen de habitación con cama de hospital para que pueda hacerse una evaluación, sino se efectúa sobre la mesa. Además, tampoco contaba con equipo pediátrico adecuado donde colocar fluidos por vía intravenosa, ni de resucitación y monitoreo.

Asimismo, Ruiz cuestionó el hecho de que llamaran una ambulancia en lugar de pedir la evacuación aérea, y que en dicha área la recepción por celular es mala por lo que se dificulta más la comunicación con los paramédicos.

Instalaciones inhumanas

El presidente del ‘Caucus Hispano del Congreso (CHC), Joaquín Castro, relató que en la inspección observaron varias fallas, como el caso de una mujer con su hija en un salón donde había agua para beber, pero no vasos. “Son pequeñas cosas y cosas grandes que se suman a un problema serio”, manifestó.

Agregó que no es solo cuestión de darle más dinero a la Patrulla Fronteriza sino la forma en que se utiliza, debido a que en los últimos años se han duplicado el número de agentes de la CBP (U.S. Customs and Border Protection).

Otras de las observaciones expuestas son problemas de contaminación del agua,  porque no la hay ni para cocinar y tampoco existen áreas de duchas. Agregaron que esto no solo afecta a los migrantes sino también a los agentes.

Rechazaron que los alimentos sean barras de granola, jugos en caja y ‘burritos’ congelados. Y denunciaron que en las celdas conviven menores y adultos en habitaciones sobrepobladas, con un baño compartido completamente expuesto.

El demócrata Gene Green declaró que debido a las condiciones inadecuadas encontradas es necesario cerrar la sede o introducirle muchas mejoras. “La Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales no permitiría que fueran tratados de la forma en que seres humanos están siendo tratados en estas instalaciones”, manifestó.

Los legisladores concluyeron en que es clara la necesidad de realizar una investigación sobre las prácticas de la CBP, pero hicieron ver que el personal de la agencia se mostró dispuesto a dialogar para aplicar innovaciones.