Viernes 18 DE Octubre DE 2019
Nación

Crece envío de remesas a Guatemala pese al éxodo de centroamericanos

En los primeros diez meses del año el Banguat registra ingreso de US$7.687,3 millones.

Fecha de publicación: 07-11-18
Por: AFP

El envío de remesas familiares a Guatemala creció 12.6 por ciento en los primeros diez meses del año, en medio de un éxodo masivo de centroamericanos a Estados Unidos y el repunte de guatemaltecos deportados de ese país, informaron este miércoles fuentes oficiales.

El Banco de Guatemala (Central, Banguat), detalló en un informe que entre enero y octubre los guatemaltecos recibieron US$7,687.3 millones en concepto de remesas enviadas principalmente desde EE. UU., superior a los US$6,825.6 millones contabilizados en los mismos meses de 2017.

Según el Banguat, octubre fue el mes con mayor repunte de ingreso de remesas, con 863.5 millones registrados. El centro y norte de Centroamérica atraviesan un revuelo migratorio detonado con la salida de varias caravanas de migrantes rumbo a Estados Unidos buscando el “sueño americano”, en especial de hondureños que huyen de la pobreza y la violencia, problemas comunes en el área.

La primera salió el pasado 13 de octubre de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, y otras han seguido sus pasos desde El Salvador y Honduras, con numerosos guatemaltecos que se han unido al intento por alcanzar nuevas oportunidades en EE. UU.

Junto con el crecimiento de las remesas, el Instituto Nacional de Migración (IGM) reportó un aumento en la deportación de chapines desde Estados Unidos. Según el IGM, entre enero y octubre las autoridades estadounidenses expulsaron de su territorio a 42 mil 336 guatemaltecos, un aumento del 67 por ciento comparado con el mismo lapso del año anterior.

La economía guatemalteca depende sustancialmente del dinero que envían sus emigrantes, equivalente al 70 por ciento de los ingresos por exportaciones, que en promedio alcanzan US$11 mil millones anuales.

El Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala estima que alrededor de 1.5 millones de connacionales viven en Estados Unidos, de los cuales solo entre 300 mil y 400 mil tienen residencia legal.