Martes 10 DE Diciembre DE 2019
Nación

Magistrada Stalling dice que ya se le acabó el dinero

Abogada logra suspensión de audiencia en juzgado por tener citación en otro por el proceso contra “Guayo” Cano y la masacre de Salcajá, y es reagendada para el 6 de febrero del año próximo.

Fecha de publicación: 06-11-18
Por: Tulio Juárez

Ha sido aplazada por el juez Víctor Hugo Cruz Rivera la audiencia que por el delito de “tráfico de influencias” debía celebrarse hoy en etapa intermedia con la suspendida magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Blanca Aída Stalling Dávila, por cuanto su abogada Delmy Rocío Castañeda tenía que presentarse a la del proceso Salcajá que implica a Eduardo Francisco Villatoro Cano –alias “Guayo” Cano– por el asesinato de nueve agentes de la PNC en ese municipio quetzalteco la noche del 13 de junio de 2013.

Este martes dio inicio en el Juzgado Décimo la diligencia, pero tanto pidieron posponerla por tal circunstancia. Incluso, la funcionaria alegó que no aceptaba un defensor del Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP) porque sería un “fraude” más, además de que no tiene dinero para pagar a otro profesional del Derecho y que no buscaba retardo de manera maliciosa porque “estar en una cárcel no es estar en Disneyworld”.  Por lo consiguiente, es reprogramada para el 6 de febrero de 2019 al igual que la revisión de sus medidas sustitutivas.

El caso donde se implica a Stalling viene desde el 10 de enero de 2017 cuando el entonces juez suplente del Tribunal Noveno de Sentencia, Carlos Giovanni Ruano Pineda, la denunció por –según la acusación– haberlo presionado para que fallara a favor del hijo Otto Fernando Molina Stalling, quien fue procesado penalmente como uno de los varios acusados por el millonario fraude cometido al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social por un contrato celebrado con la farmacéutica Pisa, para tratamiento de pacientes renales.

En el juzgador señaló que la magistrada lo había citado a su despacho el 1 de septiembre de 2016 para interceder por su hijo, pero que él precavidamente grabó lo que hablaron. Todo lo anterior forma parte del expediente abierto contra Stalling Dávila, quien fue capturada armada por la Policía el 8 de febrero del año pasado en una abarrotería de la zona 9 capitalina. Desde septiembre permanece con arresto domiciliario gracias a una resolución de la entonces jueza suplente Abelina Cruz Toscano, por presuntas dificultades de salud.