Jueves 1 DE Octubre DE 2020
Nación

Spa de Alejandra Reyes habría sido centro de operaciones para traslado de reos

Investigación incluye seguimiento a vehículos que utilizaría el fallecido capitán Byron Lima por seis meses.

Fecha de publicación: 30-10-18
Por: Katerin Chumil / elPeriódico

El “Spa” de Alejandra Reyes situado en la zona 10 capitalina habría sido utilizado como centro de operaciones de la organización criminal que supuestamente trasladó reos a lo interno del Sistema Penitenciario (SP), aseguró en el juicio del caso Botellas ante el Tribunal A de Mayor Riesgo, Walter Lozano, uno de los investigadores de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

“Era donde se recibía dinero, electrodomésticos, vehículos, donde estaba concentrada       la seguridad, donde si Byron Lima necesitaba materiales de construcción llegaba a la zona 10”, detalló. Dijo que durante seis meses realizaron un seguimiento a los vehículos que utilizaba el fallecido capitán Byron Lima. En ese tiempo detectaron que los carros ingresaban a la cárcel sin ser inspeccionados por agentes del SP, ya que gozaban de “inmunidad”.

Asimismo, informó que el militar –entonces de baja– recibió un automóvil como pago por trasladar a un preso hacia una cárcel “más cómoda”.

Caja de Pandora

Alejandra Ochoa, expareja sentimental de Lima, es colaboradora eficaz del Ministerio Público (MP) y la CICIG. Durante la audiencia de primera declaración detalló cómo adquirió el Spa y de qué forma lo financió el padre de su hija. Dijo que Lima la convenció de que abrieran un salón de belleza, el cual fue colocado en la zona 10 con una inversión de US$100 mil.

Asimismo, aseguró que su pareja apoyó la campaña política del desaparecido Partido Patriota (PP) con vehículos blindados y seguridad privada para Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. Por esa causa, el entonces ministro Mauricio López Bonilla le preguntó a Lima qué quería de regalo y este a cambio le solicitó el control absoluto del SP. Las personas que ocuparon puestos claves en las cárceles llegaron a entrevistarse al Spa, narró Reyes Ochoa.

Reyes añadió que el funcionario le “regaló” 150 traslados de presos, entre los cuales figuraron los de Alejandro Jiménez, conocido como “el Palidejo”, y de Kevin Overdick, hijo del capo Walter Overdick. Por cada operación recibía dinero, autos de lujo, propiedades y hasta caballos pura raza.

A decir de la expareja de Lima, él siempre tuvo poder y mando en las prisiones, pero con la llegada del PP al gobierno esas decisiones se afianzaron todavía más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.