Lunes 11 DE Noviembre DE 2019
Nación

Mandatarios buscan descrédito de la caravana de migrantes

Mientras ambos gobiernos buscan implementar un plan de retorno y cierran sus fronteras, se anuncian más caravanas de migrantes con destino a EE. UU.

Fecha de publicación: 21-10-18
En conferencia, los mandatarios de Honduras y Guatemala tildaron de político el éxodo de miles de hondureños.
Por: Ferdy Montepeque elPeriódico

“Los mensajes de Estados Unidos son claros, son contundentes”, sentenció ayer el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Lo hizo en un pronunciamiento oficial junto a su homólogo guatemalteco, Jimmy Morales, en el que ambos tildaron de “político” el origen del éxodo de miles de hondureños que ha generado una nueva crisis migratoria en la región. Tras cruzar elogios, los mandatarios hablaron sobre su plan para retornar a migrantes; pero rehuyeron a dar detalles sobre cómo atenderán el problema de fondo.

El “Plan Retorno Seguro”, anunciado ayer por Morales y Hernández, se conoció tres días después de que el presidente de EE. UU., Donald Trump, advirtió a los mandatarios de Guatemala, Honduras y El Salvador que, si las migraciones irregulares no se frenan, cancelará la ayuda económica a sus naciones. Además, Trump amenazó con militarizar la frontera sur de Estados Unidos, si la caravana de migrantes no se detiene.

Según el gobernante guatemalteco, en los últimos días ingresaron aproximadamente 5 mil hondureños a Guatemala; de los cuales 2 mil ya retornaron a su país de origen y hasta ayer, otros 3 mil aún esperaban ingresar a México por la frontera de Tecún Umán, San Marcos. “Esto es un tema en donde muchas personas por fines políticos o por los que se pretenda, están aprovechando para violentar las fronteras, la buena fe de los estados y por supuesto, poner en riesgo lo más importante; a las personas”, señaló Morales.

Hernández secundó a Jimmy Morales: “quiero lamentar profundamente el abuso de las necesidades de las personas. Considero que todo tiene un límite, y no es posible que por razones políticas se utilice la desgracia del ser humano para sacarle provecho. Creo que hay otras formas de hacer la política”, indicó. Antes dijo que en su país había “un paquete de ofertas” de trabajo para los retornados, pero no ahondó en estas. En el discurso de los mandatarios no hubo espacio para que la prensa formulara preguntas.

Huida imparable, fronteras cerradas

Mientras los mandatarios de Guatemala y de Honduras hablaban del retorno de migrantes; en Tecún Umán miles de hondureños aguardaban por ingresar a México, y a otro grupo se le vedaba el paso por la frontera de Agua Caliente. La Cancillería de Honduras informó en un comunicado que los puntos de control migratorio en esa aduana fueron cerrados “producto de la crisis provocada por sectores ajenos a los intereses nacionales”.

Yesenia Sandoval, auxiliar en Chiquimula de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH), aseguró que unos 500 hondureños se encontraban retenidos ayer en la frontera de Agua Caliente. La delegada señaló que con esta acción ambos gobiernos violan los derechos a migrar y a la libre locomoción de las personas.

Las cifras oficiales solo reflejan una realidad distorsionada sobre los migrantes, y los presidentes utilizan un discurso “demagógico”, asegura el sacerdote Mauro Verzeletti, director de la Casa del Migrante. Según el religioso, desde el martes pasado por el refugio situado en la capital de Guatemala han pasado 12 mil migrantes hondureños, y además para el 31 de octubre se han anunciado otras dos caravanas que saldrán desde El Salvador.

“El Plan de Retorno está más viejo que Juan Orlando, van 20 años hablando del mismo tema. La gente sigue migrando por el hambre y los gobiernos solo obedecen las órdenes de Donald Trump, pero la pobreza no se cura con demagogia”, señaló Verzeletti.

El sueño está al cruzar el río
Aunque la frontera entre Guatemala y México, en Tecún Umán, continúa sin abrirse; los migrantes hondureños han encontrado otras maneras de continuar su viaje a EE. UU. en busca de mejores oportunidades de vida; Los migrantes utilizan balsas para cruzar el río Suchiate, y otros lo atraviesan nadando. La organización Amnistía Internacional exhortó al Gobierno de México a atender a las necesidades humanitarias urgentes que viven los migrantes hondureños en la frontera.

12 mil migrantes
hondureños han pasado por Guatemala en los últimos días, según la Casa del Migrante.