Martes 21 DE Mayo DE 2019
Nación

Migrantes hondureños se lanzan al Suchiate para entrar a México

Cerco policial en puente es traspasado por caravana de hondureños tras romper vallas terrestres de seguridad en su lucha por llegar a Estados Unidos.

Fecha de publicación: 19-10-18
Por: Por Rafael Victorio / Carmen Peña / dpa

Ciudad Hidalgo / Tapachula – Una caravana de miles de migrantes hondureños rompió hoy con violencia el cerco de seguridad en la frontera entre Guatemala y México, en un intento dramático por cruzar hacia el territorio mexicano que fue controlado de manera pacífica por la Policía.

La crisis provocó una gran tensión en el puente fronterizo Rodolfo Robles sobre el río Suchiate, entre la población guatemalteca de Tecún Umán y la mexicana Ciudad Hidalgo, en el estado de Chiapas, mientras en la capital mexicana estaba el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

“Ahora la frontera está en paz”, dijo el jefe de la Policía Federal mexicana, Manelich Castilla, a la televisora “Foro TV”. “Se cumplió el primer objetivo de evitar que con violencia se vulnerara nuestra frontera”, señaló, y “va a haber un ingreso ordenado”.

Unos pocos lograron pasar antes de que las puertas vulneradas del cruce migratorio mexicano fueran cerradas otra vez por los policías, que con escudos y cascos lograron frenar a la multitud pidiendo orden, pese a que algunos les lanzaron piedras para exigir que les permitieran el ingreso. Seis policías resultaron heridos, informó Castilla.

La caravana de unos 5 mil hombres, mujeres y niños, según la Policía, llenó en una larga columna el puente internacional Rodolfo Robles que une a México y Guatemala, en espera de ser atendidos por las autoridades migratorias.

La Policía permitió después el ingreso de manera limitada de pequeños grupos de migrantes, sobre todo mujeres y niños. Las personas que reúnan las condiciones podrán solicitar refugio en México, pero los que intenten ingresar sin documentos serán deportados, según han advertido las autoridades mexicanas.

“Rápidamente estamos llegando a lo que parece un momento de crisis con la cantidad récord de migrantes”, dijo Pompeo durante un mensaje a medios junto al canciller mexicano, Luis Videgaray, con quien discutió “la importancia de detener este flujo antes de que llegue a la frontera de Estados Unidos y México”.

La caravana, integrada al principio por unas mil personas, partió el sábado desde la ciudad hondureña de San Pedro Sula, con la intención de llegar a Estados Unidos. En el camino se fueron sumando cada vez más migrantes. Recorrieron más de 600 kilómetros para llegar hasta la frontera entre Guatemala y México.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había instado en los últimos días a detener la “embestida” y amenazó con militarizar su frontera para impedir el paso. Los migrantes estuvieron a partir del jueves en la ciudad guatemalteca de Tecún Umán.

Tras varios minutos de caos y empujones, la Policía mexicana logró poner orden y empezó a permitir el acceso de los primeros migrantes, constató un periodista de DPA en la frontera. Castilla dijo que en el operativo participaron unos mil agentes con uso mínimo de la fuerza a manera de contención, debido a la vulnerabilidad del grupo de migrantes, entre los que hay mujeres, niños y personas mayores.

La televisión mostró cómo algunos migrantes decidieron lanzarse del puente internacional al río Suchiate, que divide a las dos naciones. En sus aguas se podían ver balsas rudimentarias hechas de llantas y madera, normalmente utilizadas para el comercio entre ambos lados.

Los que lograron ingresar antes del cierre de la valla fueron atendidos por personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Aunque en México la situación se había calmado, en la frontera entre Honduras  y Guatemala hubo un brote de violencia, cuando la Policía hondureña utilizó la fuerza para frenar a un nuevo contingente de migrantes que buscaban cruzar al país vecino.

Además, el coordinador de la caravana principal, identificado como Bartolo Antonio Fuentes, fue expulsado por Guatemala y retornado hoy a Tegucigalpa. El líder y excongresista hondureño había sido detenido el martes por autoridades migratorias guatemaltecas, informó el Instituto Nacional de Migración de Honduras .

Los hondureños necesitan visa para entrar a México, aunque pueden solicitar ser aceptados en calidad de refugiados. El trámite, sin embargo, tarda hasta tres meses y hoy Videgaray dijo que podría ser más lento debido a que se espera recibir una gran cantidad de solicitudes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.