Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Nación

Pérez Molina renunció a la Presidencia hace tres años y hoy cumple el mismo tiempo en prisión

El exgobernante, según lo anticipado por uno de sus abogados, sería operado mañana en un sanatorio privado donde le cambiarán el cardiodesfibrilador que utiliza debido a sus afecciones del corazón.

Fecha de publicación: 03-09-18
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

Eran las siete de la noche del 2 de septiembre de 2015 cuando el General de Brigada Otto Fernando Pérez Molina estampaba su firma en una nota dirigida al Congreso: acorralado por los escándalos de corrupción, en especial La Línea de defraudación aduanera, en ese momento crítico de la historia del país estaba renunciando a la Presidencia de la República.

En el Palacio Legislativo, según se tuvo conocimiento entonces, la carta fue recibida minutos antes de la medianoche. Y al día siguiente –3–, el dimitente mandatario acudía al Organismo Judicial donde se ventilaba una de las diligencias por este sonado caso de corruptela que, el 8 de mayo, había forzado a Ingrid Roxana Baldetti Elías a dejar la vicepresidencia.

Correspondió al vocero presidencial, coronel Jorge Antonio Ortega Gaytán, informárselo a la prensa nacional e internacional: “El señor presidente de la República de Guatemala Otto Pérez Molina presentó su renuncia el día 2 de septiembre del año en curso, con el objeto de mantener la institucionalidad del Ejecutivo y resolver en forma individual el proceso que se lleva en su contra”.

Un día  anterior había sido desprotegido por los diputados que dieron luz verde a la solicitud para quitarle la inmunidad. Y, en consecuencia a requerimiento del Ministerio Público (MP), el juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez Aguilar, dictó la orden de captura. El General estaba ante él cuando tal instrucción se cumplió. ¿Los delitos? Caso especial de defraudación aduanera, asociación ilícita y cohecho pasivo.

En prisión preventiva desde el 8 de septiembre de ese mismo año cuando se le ligó a la causa penal, Pérez Molina había escrito aspectos como los siguientes en su carta de renuncia dirigida al presidente del Legislativo, Luis Armando Rabbé Tejada –hasta hace algunas semanas prófugo de la ley, capturado en territorio mexicano y pendiente de cumplir un proceso de extradición–.

–       Desde el inicio de mi carrera profesional y después política, he venido luchando por la democratización, la paz y el bienestar del pueblo de Guatemala. En la situación actual y teniendo en cuenta por sobre todo el interés del Estado, me corresponde continuar con el debido proceso y por lo tanto presentarme ante la justicia y dirimir mi situación personal con la convicción de hacer lo correcto, me dirijo a usted y al honorable Congreso de la República para presentar mi renuncia al Cargo de Presidente de la República de Guatemala.

–       Con los principios y valores en los cuales me he formado, enfrentaré con la conciencia tranquila, los procesos que corresponden. Hoy más que nunca, mi compromiso con el pueblo de Guatemala es someterme con toda entereza, mediante el debido proceso, al imperio de la ley y desvirtuar los señalamientos que hoy se me hacen.

–       Hago un llamado a los guatemaltecos y guatemaltecas, para que dejando por un lado los odios y rencores, y en el marco del estado de Derecho, contribuyamos todos para hacer las transformaciones profundas que el Estado demanda, para enfrentar los grandes retos que procuren la construcción de nuestra Guatemala, que sea expresión de la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo, especialmente de los más desposeídos.

–       Tengo la convicción y la fe en Dios, que el futuro es promisorio, que nuevos tiempos han de venir, en los que habremos de encontrarnos con una Nación en la cual, la satisfacción de las necesidades y una vida digna para todos, sean una realidad.

–       Agradezco a la Iglesia católica y a la Iglesia evangélica por sus múltiples oraciones, y los millones de guatemaltecos que confiaron y siguen creyendo en que juntos habremos de construir una Guatemala mejor.

Ante el bisturí

La misma tarde del miércoles 3 de septiembre el pleno legislativo eligió como presidente al exmagistrado constitucional Alejandro Baltazar Maldonado Aguirre –había reemplazado a Roxana Baldetti en la Vicepresidencia tras ella renunciar en mayo–, a efecto de concluir el periodo dejado inconcluso por Pérez Molina, quien hoy día de nuevo se prepara para ser intervenido quirúrgicamente por sus afecciones cardiacas.

César Saúl Calderón de León, su abogado, informó repetidamente que el militar necesitaba de urgencia la sustitución del cardiodesfibrilador que utiliza, porque ya no es funcional, el cual se tiene entendido que le reemplazarán mañana durante una operación en un sanatorio privado de la capital. El aparato fue comprado en Estados Unidos por unos Q200 mil. El exmandatario atravesó una crisis reciente al recibir en el pecho un pelotazo en el Mariscal Zavala cuando jugaba baloncesto.

Etiquetas: