Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Nación

Pese que la CSJ desmintió hace tiempo que él continúe siendo juez militar, general Melgar Padilla califica de “ilegal” su captura

Comandante de la brigada Guardia de Honor sigue aferrándose a un nombramiento que dejó de tener validez en el 2017 al designar la Presidencia a su sustituto.

Fecha de publicación: 27-08-18
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

 

Semidespeinado, en camisa de manga larga –incluso afuera del pantalón de lona azul– y evidentemente molesto. En una palabra, “desgarbado”. Así llegó la mañana de hoy a la Torre de Tribunales en el Centro Cívico, Érick Fernando Melgar Padilla, comandante de la Primera Brigada de la Policía Militar Guardia de Honor, situada frente al Campo de Marte, zona 5.

Solo que el general de Brigada no acudió por su propio gusto. A eso de las seis de la mañana la Policía Nacional Civil (PNC) lo capturó en su residencia de San Juan del Paraíso, un sector del Puerto San José, Escuintla, en el curso de un operativo apuntalado por la Fiscalía Especial Contra la Corrupción (FECI) y la CICIG, que lo buscaban por el delito de obstrucción de la justicia en el proceso penal Manipulación de Justicia.

Este nace a raíz de que, supuestamente, según la acusación, “Érick Melgar Padilla pidió iniciar una investigación paralela sobre el asesinato de su padre –José Armando Melgar Moreno, por una presunta disputa familiar–, a fin de condicionar el curso de la misma ante el Ministerio Público”. Por este caso y entre varias personas más también está detenido de forma provisional Rony López, exfiscal del Crimen Organizado,.

En efecto, el alto oficial del Ejército –hermano del diputado oficialista y coronel retirado Herber Armando y del viceministro de Agricultura Manfred Alberto, ambos de apellidos Melgar Padilla– no se salvó esta vez de posiblemente ir a la cárcel, como sí lo logró el pasado 21 de febrero y el 13 de marzo cuando la jueza Claudette Domínguez resolvió que él gozaba de inmunidad y, por lo tanto, canceló la orden expedida en su contra.

Para no ejecutar la instrucción de aprehensión la funcionaria dictaminó que el General se desempeñaba como juez de Tribunal Militar, lo cual fue desmentido de lleno e inmediato por la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), debido a que su función en tal puesto judicial concluyó en 2017 al ser nombrado un sustituto por el presidente Jimmy Morales Cabrera.

Y el día 23 del mismo mes, gracias a recursos plantados por el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, una Sala de Apelaciones dejó sin efecto la decisión de Domínguez, por lo cual la captura volvió a tener vigencia, aunque con una serie de maniobras de sus abogados había logrado evadirla –incluso con una reciente acción de amparo–, hasta que este lunes la justicia le ha caído.

No se cansa de decir “ilegal”

A su arribo a la torre judicial donde debió cumplir todos y cada uno de los procedimientos de chequeo y registro como cualquier ciudadano detenido, el General en activo ha insistido ante el juez Miguel Ángel Gálvez  en el estribillo que siempre pretende hacer valer: “Recuerden que soy juez y soy comandante del Ejército, mi captura es ilegal. Esa orden estaba anulada y la volvieron a activar. Tengo procesos metidos por este caso” y que todo es un “’show’ político” del MP.

(Ampliaremos)

Etiquetas: