Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Nación

Gustavo Herrera se refugia en Nicaragua

Otto Pérez, expresidente y excomisionado de Seguridad, señaló a Herrera de tener nexos con el narcotráfico.

Fecha de publicación: 22-08-18
La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) confirmó que no existe una orden de captura contra Gustavo Herrera. Por: Redacción elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Gustavo Herrera Castillo, el operador político con alta incidencia en el nombramiento de funcionarios judiciales, consiguió asilo en Nicaragua –al amparo de Daniel Ortega– “por considerar estar amenazada su vida, integridad física, seguridad y libertad”.

Herrera argumentó ante las autoridades nicaragüenses “que ilegalmente se ha iniciado una tercera persecución penal, por parte de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) a través de la Fiscal General de la República”, según reportó el diario La Prensa.

La CICIG no emitió ninguna postura, mientras que el Ministerio Público se limitó a indicar que no hay una orden de captura vigente. Pero al parecer, algunas pesquisas pusieron en alerta a Herrera y lo llevaron a refugiarse en la convulsionada Nicaragua.

La nota de La Prensa se fundamenta en la resolución 039-2018 del Ministerio de Relaciones Exteriores publicada en el diario oficial La Gaceta el pasado 20 de agosto. En el trámite del asilo político, Herrera argumentó que, aunque la causa penal en su contra por lavado de dinero fue cerrada parcialmente, se promueve un nuevo proceso en su contra, lo cual genera “una doble persecución”.

La reactivación se evidencia con “la comunicación del 20 de abril de 2018, dirigida al juez undécimo de Primera Instancia Penal, en la cual se declara con lugar la solicitud de determinación de la competencia por mayor riesgo del proceso 1071-2005-01599 que se encuentra en trámite”.

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) confirmó que en los casos en los que hay personas con auto de procesamiento y órdenes de captura pendientes, no existe una persona con ese nombre.

La causa penal de 2005 se refiere a un supuesto desfalco por Q350 millones al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). En 2009, elPeriódico reportó que el Juzgado Undécimo resolvió el cierre temporal del caso, debido a que el Ministerio Público se había excedido en el plazo razonable para realizar la investigación.

El caso se remonta a 2002, cuando el Ministerio Público señaló a funcionarios del IGSS por desviar Q350 millones para un supuesto proyecto de vivienda para jubilados adjudicado a empresas vinculadas con Herrera, pero que jamás se ejecutó. El dinero fluyó hacia cuentas en el extranjero.

 Carlos Wholers, expresidente del Seguro Social, estuvo en prisión cinco años vinculado a dicha causa penal, hasta que fue absuelto por un tribunal en 2008.

Hay pesquisas en marcha, pero se desconoce si se restringen al desfalco en el Seguro Social o si se siguieron otras líneas de investigación. Además de sus negociaciones opacas con el Estado, a Herrera se le ubica como operador político –tanto en el Congreso como en el Ejecutivo– para incidir en el nombramiento de funcionarios del sector justicia.

Herrera y el abogado Roberto López Villatoro son conocidos como los padrinos políticos de magistrados, jueces y fiscales, pues con diferentes estilos, lograron tener incidencia en los miembros de las Comisiones de Postulación que seleccionaron a los aspirantes a dichos puestos, así como en los diputados o presidentes que efectuaron los nombramientos. López Villatoro es uno de los procesados en el caso Comisiones Paralelas, señalado por diseñar una estrategia para incidir en el nombramiento de magistrados en noviembre de 2014.

 

Herrera es conocido como padrino político de magistrados, jueces y fiscales.

En mayo de ese año, el presidente Otto Pérez nombró a Thelma Aldana como fiscal general, una jugada que se atribuye a las negociaciones de Gustavo Herrera y al expresidente del Seguro Social, Juan de Dios Rodríguez. Tras asumir y ante las consultas de la prensa, Aldana admitió conocer a Herrera, pero descartó participar en alguna reunión de cabildeo.

En 2016, durante la designación de magistrados de la Corte de Constitucionalidad, el Movimiento Pro Justicia señaló los vínculos entre la bancada FCN-Nación y Gustavo Herrera, para impulsar a varios candidatos en su aspiración a una silla en la alta corte, según reportó elPeriódico en ese entonces.

Al servicio del Cartel de Sinaloa

Durante el gobierno de Óscar Berger, el entonces comisionado presidencial para la Seguridad, Otto Pérez Molina, señaló a Gustavo Herrera de tener vínculos con el narcotráfico. En 2014, esa sindicación le sirvió a Pérez para negar alguna incidencia en la designación de Fiscal General.

Una publicación de InSight Crime recrea el antecedente: “En marzo de 2004, un helicóptero se estrelló al aterrizar en Huehuetenango con 173 kilos de cocaína a bordo. Una investigación posterior publicada por Siglo 21 reveló que el helicóptero pertenecía a Herrera, y la cocaína fue rastreada hasta (el narcotraficante) Otto Herrera (sin parentesco)”.

En ese entonces, Otto Herrera era la pieza clave del Cartel de Sinaloa en Guatemala y uno de los capos más buscados por las autoridades antinarcóticas de Estados Unidos.

 

elPeriódico reportó que Gustavo Herrera le ofreció al capo el andamiaje para el blanqueo de dinero.

“Otto y Gustavo sí tienen relación con el narcotráfico”, fue citado Pérez Molina en el periódico Siglo 21, sobre lo que dijo en ese momento. “Se dedican al transporte, almacenamiento, distribución, y colaboraron con carteles de Colombia, Guatemala y México”, cita la nota de InSight Crime.

5 años

permaneció vigente una orden de captura contra Gustavo Herrera, la cual fue dictada el 3 de junio de 2003 y quedó sin efecto el 4 de agosto de 2008.

Etiquetas: