Domingo 21 DE Abril DE 2019
Nación

Importadoras de vehículos nuevos: ventas caerán en cinco por ciento

La competencia desleal de los carros usados importados rodados, el estancamiento de la economía y la consecuente reducción de la demanda de créditos, las dificultades de acceso a préstamos, habrían propiciado una caída en la venta de vehículos nuevos.

Fecha de publicación: 01-08-18
Por: Redacción Inversión

La Asociación de Importadores y Distribuidores de Vehículos Automotores (AIDVA) prevé una baja en la venta de carros nuevos este año: “Llevamos ahorita una caída del 4.3 por ciento; al finalizar el año proyectamos que se sitúe en el cinco por ciento, lo mismo que sucedió el año pasado”, manifiesta el director ejecutivo de la entidad, Jean Pierre Devaux Silva.

Según Devaux, la reducción acumulada de ventas de vehículos nuevos, en estos últimos dos años es de diez por ciento en relación con 2016. Los principales factores que explican esta disminución son la intensa competencia desleal de vehículos rodados, el poco dinamismo de la economía nacional que trajo consigo una disminución de demanda de crédito, las dificultades de acceso a financiamiento y recientemente la incipiente y marginal migración del uso de más motocicletas que de carros, debido al tráfico intenso y sobre todo el precio, que es más barato.

Los vehículos usados ingresan al país sin regulaciones ni restricciones de antigüedad, estado y condiciones de los automotores, y menos aún exigencias de requisitos ambientales mínimos. No existe verificación de los precios de compra en Estados Unidos, y, por lo tanto, prácticamente no cancelan impuestos y los que pagan son establecidos arbitrariamente en las fronteras con México. El origen del capital con el que se compran los vehículos usados no es sometido a verificación de ninguna naturaleza, mientras que para comprar un vehículo nuevo, en términos prácticos, hay que pasar casi un examen privado y uno público.

En 2015 la venta de nuevos se contrajo dramáticamente al 26.5 por ciento de las ventas totales y para 2017, la venta alcanzó el piso sin precedentes del 18.4 por ciento. Mientras, los carros usados que en 2004 mostraban una participación de mercado del 30 por ciento, en 2015 alcanzaron una participación del mercado del 75 por ciento y para 2017 se transformaron en el actor dominante del mercado de vehículos en el país, con el 81.6 por ciento de la participación de las ventas. (Ver gráfica Mercado Contraído).

Además de la competencia desleal, los importadores de vehículos nuevos deben lidiar con una contracción en la economía y en la consecuente caída de demanda de créditos que afectan a este sector, con las dificultades de acceso a financiamiento y a la inmensidad de trámites burocráticos establecidos por la IVE para poder comprar un vehículo nuevo.

La estimación más reciente del crecimiento económico del Banco de Guatemala concluye que la expansión de Producto Interno Bruto será más lenta: de un escenario moderado de crecimiento económico del 3.5 por ciento, la estimación del crecimiento de las autoridades de la Banca Central se redujo al 2.8 por ciento. En el caso de la estimación de la demanda de crédito también hubo una contracción y se redujo del siete al cuatro por ciento.

Una brecha sin cerrar

La venta de vehículos nuevos experimenta una erosión severa provocada por la importación de autos usados, que ha abierto una brecha creciente desde 2015: actualmente por cada vehículo nuevo que es vendido, se venden cinco rodados. Según los datos reales de la AIDVA, ese año se registró la venta de 32 mil 564 automóviles nuevos frente a los 90 mil 420 usados. En 2017, la brecha fue aún más grande porque se vendieron 30 mil 607 carros nuevos y los usados alcanzaron los 135 mil 347, es decir que las importadoras nuevas solo tuvieron una participación del 18.4 por ciento. Este año podría ampliarse aún más la diferencia, pues a la fecha se han vendido 13 mil 340 autos nuevos frente a los 62 mil 54 usados.

La venta de automóviles, en términos globales, se incrementó en los últimos dos años. En 2016, el ritmo de crecimiento de las ventas de vehículos como un todo –nuevos y usados– fue 29.3 por ciento, pero las ventas favorecieron a las importaciones de usados con un aumento impresionante del 40 por ciento, mientras que los nuevos apenas alcanzaron un ritmo de crecimiento del 0.6 por ciento. En 2017, la situación empeoró para AIDVA, pues se registró una caída de las ventas de carros nuevos del seis por ciento, mientras que la ventas de carros importados usados creció al ritmo importante del 7.2 por ciento.

 

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) está impulsando, aunque no existe nada concreto, nuevos controles para evitar que ingresen vehículos usados con anomalías, defectos estructurales o problemas. Según Devaux Silva, estas nuevas medidas son indispensables, no solo para compartir en igualdad de condiciones sino porque las importadoras de vehículos nuevos siempre han aportado más al fisco, están controladas por la Superintendencia de Bancos por medio de la Intendencia de Verificación Especial (IVE) y son empresas registradas, muy distinto al otro sector. “Nosotros contribuimos más al fisco con un vehículo que lo que le corresponde a seis importados de medio uso”, agregó Devaux.

La SAT en los primeros seis meses de 2018 reportó que el Impuesto de Primera Matrícula (Iprima) quedó por debajo de la meta en Q50.9 millones, lo que supondría una caída en el ingreso de vehículos nuevos. Sin embargo, en los primeros seis meses se reporta un incremento en la recaudación respecto de los usados, a pesar que las ventas de vehículos nuevos experimentaran por segundo año consecutivo una contracción del cinco por ciento. Se debe tomar en cuenta que en el rubro de los datos tributarios de la SAT, se incluye todo tipo de automotores (autobuses, buses, microbuses, camiones, cabezales, camionetas, camionetillas, carretas, carretones, remolques, plataformas, motocicletas, jeeps, tractores y mini tractores).

“El segmento que nos compra lo diferenciamos porque el sector de los vehículos usados compra un carro de diez años de antigüedad, nosotros tenemos clientes que pueden acceder a créditos para un carro de Q100 mil o Q200 mil”, agrega Devaux Silva.

Urgente regulación a autos usados

En Guatemala urge la aprobación de un reglamento de emisión de gases, lo que ayudaría a que no se permita el ingreso de vehículos, a los cuales se les ha prohibido circular en el extranjero debido los altos niveles de contaminación que causan, u otros que prácticamente son considerados chatarra y son sacados de circulación en Estados Unidos. Estas dos categorías de vehículos prácticamente se ofrecen a precios muy bajos con el fin de sacarlos del parque automotor norteamericano, donde se venden a precios que representan una especie de ‘“dumping”’ y constituyen una genuina competencia desleal.

El sector de ventas de vehículos nuevos, señala que no existe oposición a la importación de carros usados de modelos recientes, de unos cinco años atrás, como sucede en Panamá, aunque sí hay oposición a la enorme subvaluación arbitraria y furtiva. También se registra inconformidad a la importación de carros que son chocados y con más de 16 años de antigüedad (más del 50 por ciento de los que se importan al país).

En teoría, en el país, la ley en vigencia, no permite importar carros que no arranquen, norma que no se cumple en la actualidad. En el tema de lavado de dinero, a ningún importador de vehículos usados se le exige que presente documentación relacionada al lavado de dinero, mientras que los vendedores de carros nuevos son regulados con gran rigurosidad y deben de cumplir con muchos requisitos, mientras que los importadores de autos usados no están obligados a rendir cuentas sobre la forma cómo pagan los carros, a quién se los venden, ni la forma en que se los cancelan.

 

Aclaración

 

La sección de inversión en la página 12 de la edición del viernes 27 de julio publicó el artículo Venta de vehículos nuevos rebasa a la de usados en primer semestre, lo cual es erróneo debido a que el dato de la SAT se refiere a la recaudación del Iprima y no a la venta de carros nuevos, como se consignó en la nota. Ofrecemos disculpas a nuestros estimados lectores y a los representantes de vehículos importados nuevos por este error injustificable.

Restricciones en la región

En Centroamérica se tiene regulación para no importar vehículos de hasta diez años de antigüedad:

 

> Panamá: Más de cinco años

> El Salvador: Más de ocho años

> Honduras: Más de diez años

> Nicaragua: Más de diez años

> Costa Rica: No se permite importar vehículos chocados, con timón del lado derecho y chasis cambiado.

 

Etiquetas: