Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Nación

Tribunal ordena secuestro de teléfonos celulares en plena audiencia por videoconferencia con el reo alias “Guano Cano”

Jueza-presidenta toma medida radical por sospecharse que hubo comunicación telefónica entre el convicto Eduardo Villatoro Cano desde Matamoros y alguna –o algunas– de las personas presentes en la sala de audiencias.

Fecha de publicación: 31-07-18
Por: Tulio Juárez
Más noticias que te pueden interesar

De manera sorpresiva, la jueza Irma Jeannette Valdés, presidenta del Tribunal B de Mayor Riesgo que ventila el proceso por el asesinato de nueve policías nacionales civiles en Salcajá el 13 de junio de 2013, ordenó hoy a la seguridad judicial “secuestrar” todos y cada uno de los celulares de los presentes en la sala de audiencias, mientras desde la cárcel civil de Matamoros declaraba el reo Eduardo Villatoro Cano.

La terminante orden se cumplió de inmediato por agentes del OJ, quienes requirieron los celulares a la gente ya que las autoridades del órgano sospecharon que alguien o más gente entre quienes permanecían en el salón había mantenido comunicación por ese medio con “Guayo Cano”, capturado por la masacre cometida hace algunos años y además señalado de ser narcotraficante, sicario y secuestrador.

Pasado un rato del incidente, Villatoro optó por desafiar a los tres juzgadores y tranquilamente abandonó el salón del centro de detención donde ha permanecido y desde donde efectuaba su declaración por videoconferencia, mientras otros 15 de sus hombres internados en la granja penal Pavoncito, de Fraijanes, hacían lo mismo cortando así el procedimiento judicial.

 

“Guayo Cano” habría adoptado este lunes la extrema medida para protestar porque el Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP) le asignó un abogado del Estado, lo cual él no acepta porque no es de su confianza. Su representante legal había sido Eddy Herrera, quien no asistió a la diligencia el pasado miércoles al solicitar permiso al tribunal para asistir a otro proceso, pero eso le fue negado.

Por lo tanto, y tras ser declarado como abandono de cargo, el letrado quedó al margen de la defensa de Villatoro, de su hermana Bianca Villatoro Cano, Edgar Waldini Herrera Villatoro y Edgar Leonidas Cohón Villatoro. “Guayo Can” afirmó ese día, muy molesto, que su representante había asistido a otra diligencia con “gente seria”, porque si no llegaba lo “iban a mandar a traer del pescuezo a su casa”.

 

 

Etiquetas: