Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Nación

Baja ejecución de programas persiste en el Mides

Contraloría General de Cuentas y analistas señalan mala planificación de los programas sociales.

Fecha de publicación: 12-07-18
Por: Cindy Espina cespina@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

 

 

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) tiene siete años y medio de existir, pero los problemas de la baja ejecución de los programas sociales así como la entrega irregular de asistencia financiera persisten, lo cual, según investigadores, no coincide con la situación de pobreza de los guatemaltecos.

El Sistema de Contabilidad Integrada del Estados (Sicoin) indica que, hasta julio, el Ministerio de Desarrollo ha invertido 41.95 por ciento de los Q362 millones 141 mil 961 que le fueron asignados este año para las Transferencias Monetarias Condicionadas (TMC), antes Bono Seguro. En cuanto al bono de apoyo a la alimentación (antes bolsa segura), solo han entregado 18.20 por ciento de los Q.124 millones 677 mil 485 que tienen como presupuesto. El total de inversión en esos dos programas no logró llegar a la meta de gastar el 50 por ciento del presupuesto del Mides durante los primeros seis meses del año.

La actual ejecución presupuestaria no está alejada a la que se realizó en el primer semestre de 2016, el primer año de la administración de Jimmy Morales. En ese año la ejecución en los seis meses ascendía a 20.45 por ciento, en 2017 fue de 14.55 por ciento y este año a 31.95 por ciento.

Ese sube y baja en la inversión del Mides en sus programas sociales es a causa “de la falta de planificación y enfoque de los distintos programas”, señaló Iván Aguilar, coordinador de Programas de Oxfam en Guatemala.

Las causas

Aguilar señala que desde el 2015, cuando Oxfam presentó la investigación de cómo se encontraban los programas sociales, las cosas no han cambiado. El investigador indicó que el problema va más allá de la mala ejecución del presupuesto y que esto tiene sus raíces en el mal enfoque y diseño de la asistencia económica que da el Gobierno a las personas en situación de pobreza.

El coordinador de Programas de Oxfam añadió que una prueba del sistema errático se puede ver en la modificación que se hizo en 2017, cuando se elevó a Q500 el monto de las TMC, pero que se hizo de manera “antojadiza”, sin un análisis técnico. La mala gestión también se observa en que no existe un calendario y número de entrega establecidas, sino que a veces varias familias reciben hasta tres veces al año las transferencias, mientras otras solo la reciben una vez.

El viceministro de Protección Social, Carlos Vidal, aceptó estos problemas, pero según el funcionario el problema no es la falta de planificación del Mides, sino que son otras instituciones del Ejecutivo.

Vidal señaló que la falta de disponibilidad presupuestaria en el Ministerio de Finanzas le cambia el calendario de entregas y que la irregularidad del número de entregas se debe a que no pueden hacer las verificaciones de corresponsabilidad de las familias en el uso de recursos, porque los centros de salud están cerrados o los maestros no llegan a trabajar por estar en huelga.

“Como país no existe ese compromiso social de que el presupuesto para los programas sociales no se puede tocar”, dice el Viceministro para justificar el problema del Mides cada año y que hasta ahora no ha podido resolverse. Según el funcionario, no les trasladan los recursos a tiempo.

Los problemas no dejan de repetirse

La Contraloría General en su informe 2017 hizo reparos que suman más de Q50 mil a las actuales y anteriores autoridades del Mides.  “Siempre habrá un margen de error, a veces el Renap no tiene información fidedigna”, explicó el viceministro Carlos Vidal, sobre los datos de personas fallecidas. “Mire usted le pagó a fallecidos, me dice la Contraloría… no, no es así, porque ella estaba viva cuando yo llegué a darle la asistencia”, dijo Vidal, a manera de exponer la respuesta que le dio al ente fiscalizador cuando le hizo el reparo a su gestión.

 

Etiquetas: