Viernes 20 DE Julio DE 2018
Nación

Magistrada afronta tacha para integrar Junta de Disciplina

El Consejo de la Carrera Judicial debe resolver hoy los señalamientos contra los aspirantes a 30 cargos clave de supervisión.

Fecha de publicación: 11-07-18
Silvia Patricia Valdés se quedó sin la presidencia de la CSJ luego de una resolución de la CC. Por: Evelyn Boche elPeriódico
Más noticias que te pueden interesar

Su consentimiento para participar en un proceso de elección viciado y la interposición de un amparo que retrasa una denuncia en su contra son los dos argumentos de la tacha que presentó la Fundación Myrna Mack en contra de Silvia Patricia Valdés Quezada.

Valdés Quezada, magistrada vocal I de la Corte Suprema de Justicia, se postuló para integrar la Junta de Disciplina de Apelación, la segunda instancia para resolver las quejas contra los funcionarios judiciales. La designación de ese puesto y otros 29 cargos de supervisión está a cargo del Consejo de la Carrera Judicial, presidido por Carlos Guerra Roldán.

La tacha que presentó la Fundación Myrna Mack concluye que Valdés “no es idónea” para ocupar el cargo por “faltas a la ética”. En su exposición, la organización recuerda que la magistrada fue electa como presidenta de la CSJ con el voto de un suplente, que no debería haber participado del proceso.

A Valdés se le ubica como cercana al mandatario, luego de varios tuits en los que expresó su afinidad y defensa a la gestión de Jimmy Morales. Además, en enero de 2017, la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos censuró el “comportamiento lesivo” de Valdés por un comentario ofensivo hacia Helen Mack divulgado en redes sociales.

La candidatura de Valdés “llama la atención, porque ha sido una de las magistradas más cuestionadas, que coincidentemente fue la más votada por la alianza PP-Lider y ahora quiere dejar inconcluso su periodo como magistrada”, opinó Carmen Aída Ibarra, del Movimiento Pro Justicia.

Se intentó conocer la opinión de Valdés pero no respondió las llamadas a su celular.

Los puestos en proceso de selección suponen una nueva generación de supervisión judicial, pero preocupa la escasa participación y la trayectoria de algunos aspirantes.

Otros cuestionamientos

La segunda de las tachas que recibió el Consejo cuestiona la idoneidad de Cynthia Samayoa López en su aspiración como supervisora regional para el área de Quetzaltenango y Chiquimula. La exsupervisora de Tribunales no es apta ya que fue destituida con base en los resultados de un informe de clima laboral, cita el señalamiento contra la profesional.

Entre las participantes del proceso también se encuentra Thelma del Cid Palencia, vetada por la CICIG en 2009 como aspirante a magistrada, por su supuesta vinculación con Roberto López Villatoro. También se encuentra el actual Supervisor General de Tribunales, Ángel Joaquín, cuestionado por presuntas presiones arbitrarias contra determinados jueces.

“Ella no es la indicada para inaugurar esta nueva era de las Juntas de Disciplina Judicial, puesto que colocó su investidura en una situación de vulnerabilidad al declararse fan del Presidente”.

Carmen Aída Ibarra, MPJ con relación a la postulación  de Silvia Valdés.